Sánchez apuesta por “un referéndum sobre el autogobierno” en Catalunya

Esquerra Republicana supedita su apoyo a los Presupuestos a que el Gobierno "oriente" a la fiscalía hacia la libertad de los presos catalanesSánchez: "No está en juego la independencia sino la convivencia"

EFE - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 09:09h.

BARCELONA/MADRID. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este lunes la celebración de un "referéndum" en Cataluña por el autogobierno, no por la independencia y ha asegurado que lo que está en juego hoy en esta comunidad autónoma "no es la independencia, sino la convivencia".En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, el presidente ha aclarado que se estaba refiriendo a una reforma del Estatut, que debería ser aprobada por los catalanes en referéndum. Se corregiría así, en su opinión, el "problema político" que representa que el Estatut en vigor no sea el que votaron los catalanes, puesto que el Tribunal Constitucional lo recortó posteriormente tras un recurso del PP.Sánchez ha presentado esta consulta obligatoria sobre un Estatut reformado como un referéndum sobre el autogobierno al ser preguntado por la insistencia del presidente catalán, Quim Torra, de negociar un referéndum de autodeterminación como única solución al conflicto actual. "Sin duda alguna (la solución) es un referéndum por el autogobierno, no por la autodeterminación", ha subrayado.El presidente también ha defendido el artículo 155 de la Constitución y ha asegurado que se trata de un "instrumento perfectamente constitucional y legítimo para poder volver a reubicar a Cataluña en el Estatuto y en la Constitución". No obstante, considera que no se han producido las circunstancias para tener que aplicarlo de nuevo, aunque sí ha precisado que "en el momento en el que se produzcan, el Gobierno de España lo hará".Preguntado si se comprometió con los independentistas a no volver a recurrir al 155 a cambio de su apoyo en la moción de censura, Sánchez ha respondido que en ocasiones se ve obligado a responder "a cuestiones que nunca se han producido" y ha criticado que PP y Ciudadanos hagan oposición al Gobierno con Cataluña, con el País Vasco y ETA y con la inmigración, cuestiones en las que él, como líder de la oposición, nunca entró.INSTA AL INDEPENDENTISMO A HACER "AUTOCRÍTICA" Sánchez ha instado de nuevo al independentismo a hacer "autocrítica" y a asumir que el mandato del Govern de Quim Torra no es el que emanó del referéndum ilegal del 1 de octubre, en el que participó supuestamente un 43 por ciento de los catalanes --no hubo garantías para dar por buena esta cifra--, sino que se debe a la voluntad expresada por los catalanes en las autonómicas del 21 de diciembre, donde participó el 79 por ciento de la población y donde el independentismo logró una mayoría de escaños, pero no de votos.El presidente ha reconocido que a lo largo del verano ha intercambiado algunos mensajes y llamadas con el president, como por ejemplo antes del aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils, pero ha dicho desconocer el contenido del discurso que pronunciará este martes, en el que apostará por mantener la vía unilateral y de desobediencia si el Gobierno no accede a pactar un referéndum de autodeterminación, según avanzó 'La Vanguardia'.Sánchez espera que en su discurso del 4 de septiembre, Torra "acierte" y "muestre compromiso" para "trascender esa dinámica de bloques y ser consciente de que Cataluña tiene que hablar con Cataluña" para "poner punto y final a este enfrentamiento entre catalanes"."NO AHONDAR EN LAS HERIDAS, SINO CURARLAS" En este otoño, "no hay que ahondar en las heridas" provocadas por el 'procés' hace un año, "sino curarlas". "La Generalitat tiene que abrir un diálogo con la otra parte de Cataluña", ha insistido, antes de denunciar que no tiene "ningún sentido" que el Parlamento catalán permanezca cerrado en septiembre.Al Gobierno de España le corresponde "sentar las bases" para recuperar la lealtad institucional con el Govern, de ahí su determinación de poner en marcha diversas comisiones bilaterales previstas en el Estatut, ha explicado.LOS LAZOS AMARILLOS La polémica por la colocación y retirada de lazos amarillos en solidaridad con los presos del 'procés' y que ya han derivado en al menos dos agresiones está demostrando, a juicio del presidente, que en Cataluña "hacen falta menos gestos y más responsabilidad".Sánchez ha afirmado que su Gobierno "está en contra de todos los símbolos que dividan, que separen, no unos sí y otros no, de todos", y sobre todo cuando se trata de instituciones públicas donde tiene que estar representada la voluntad del conjunto de catalanes. Ahora mismo, esa voluntad del conjunto de catalanes "no está representada" en los símbolos que usa el Govern, al "haber sólo símbolos de una parte".El presidente ha señalado como una cita clave la reunión de este jueves de la Junta de Seguridad, en la que se hablará de esta cuestión. También ha confirmado su intención de celebrar un Consejo de Ministros en Barcelona "en octubre o noviembre".

LOS PRESUPUESTOS El presidente del Gobierno ha afirmado que quiere tener aprobados los Presupuestos Generales del Estado de 2019 en marzo, "para el primer trimestre" del año.En una entrevista en la Cadena Ser, Sánchez ha señalado que la intención del Gobierno es presentar el proyecto de Presupuestos a finales de noviembre o principios de diciembre.En este sentido, ha dicho que "para tener en el primer trimestre los Presupuestos aprobados".El anteproyecto de Presupuestos debe ser aprobado primero por el Consejo de Ministros para ser presentado con posterioridad en el Congreso de los Diputados, cuya tramitación suele prolongarse en las Cortes Generales durante tres meses.Preguntado por si prorrogaría los Presupuestos de 2018, del anterior Gobierno del PP, Sánchez ha reiterado en varias ocasiones que el Gobierno sólo trabaja con el escenario de aprobar estas cuentas.Además ha incidido en que estas no son sus cuentas y que "el Gobierno tiene una voluntad clara de presentar sus Presupuestos".Sánchez además ha señalado que aunque no esté aprobada la nueva senda de déficit, eso no significa que el Gobierno no plantee el anteproyecto presupuestario.El presidente del Gobierno se ha referido a la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que será apoyada por Unidos Podemos y los nacionalistas vascos y catalanes para evitar que el Senado pueda vetar la senda de déficit y pueda volver a votarse en el Pleno del Congreso en caso de que sea rechazada por la Cámara Alta.Al respecto ha dicho que el Gobierno está pendiente de la modificación de esta ley pero "dicho esto, si no es posible, eso no significa que el Gobierno no plantee el anteproyecto de Presupuestos".Sánchez ha pedido corresponsabilidad a todas las fuerzas políticas para apoyar unas cuentas cuyo objetivo es la "justicia social" y ha incidido en que también habrá "justicia fiscal"."En este sentido las izquierdas debemos ponernos de acuerdo en reconstruir el Estado de bienestar", ha señalado al tiempo en que ha confiado en encontrar el apoyo del PNV y del PDeCAT tras la negativa del PP y de Ciudadanos.El presidente del Ejecutivo también ha recordado que en esta legislatura no es posible reformar el sistema de financiación autonómica pero ha recordado que en los Presupuestos habrá unos 9.000 millones de euros para las comunidades autónomas.Ha puntualizado que las autonomías recibirán cerca de 2.500 millones vinculados al IVA que no han recaudado ante el cambio en el modelo del plazo de pago y que recibirán en 2019 otros 4.000 millones en materia de financiación autonómica y otros tantos millones en caso de aprobarse la nueva senda de déficit que se flexibiliza el próximo año.

PRESOS CATALANES El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, supedita el apoyo de ERC al Gobierno de Pedro Sánchez para que apruebe los presupuestos a que el Ejecutivo "oriente" a la fiscalía en el próximo juicio a los políticos presos por el referéndum del 1-O.

En una entrevista que hoy publica El País, Aragonès señala que la conferencia que mañana pronunciará el presidente catalán, Quim Torra, donde marcará la nueva hoja de ruta del curso político, "representará al conjunto del Govern", y añade que "una condena por el 'procés' sería un error irreparable", por lo que "no se debería permitir".

"Toda la causa ha sido muy cuestionada no solo por el independentismo, sino también por una parte de la comunidad académica u otras jurisdicciones", afirma el también conseller de Economía, que insiste en que "no nos resignamos a que la sentencia sea condenatoria, aunque sabemos que el proceso no cuenta con las garantías que debería".

A su juicio, la respuesta que pueda haber debería ser "la que genere más consenso en la sociedad catalana", pues "sería un error una sentencia que cronifique la situación de represión contra la disidencia política".

"Lo que se necesita es valentía para parar esta situación represiva que no es la solución de nada. Si alguien piensa que encarcelando a los dirigentes independentistas acabará con el independentismo está completamente equivocado. Eso se resuelve con el diálogo", apostilla Aragonès.

En este sentido, el vicepresidente catalán recuerda que "la mejor manera de llegar a un acuerdo es un referéndum pactado. Esto acabará en un referéndum. La cuestión es si empezamos a trabajar en ello o esperamos a que la situación se degrade más. Lo segundo sería irresponsable".

Preguntado por su compromiso con la estabilidad del Gobierno central, Pere Aragonès expone que Pedro Sánchez "tiene un problema de coherencia: no tiene sentido que vea viable pactar con el independentismo presente en las Cortes y al mismo tiempo avale la represión contra los líderes de ERC y del PDeCAT".

En esta línea, admite que "dar el sí a unos Presupuestos es tanto aprobar las partidas como la orientación política de ese Gobierno", y sugiere que "el Gobierno puede jugar un papel clave en tanto es parte del proceso judicial contra los independentistas", habida cuenta de que "la Abogacía del Estado y la Fiscalía General siguen su orientación".

Asimismo, Pere Aragonès se remite a que si necesitara el apoyo del PSC para apoyar los presupuestos catalanes, "no tiene mucho sentido que por un lado se le esté pidiendo a ERC que vote las cuentas y por otro que se avale la prisión de su líder".

"Si Junqueras es un buen socio para los Presupuestos no puede ser un rebelde maligno que tiene que pasarse 30 años en prisión. Hablaremos con todas las fuerzas en el Parlament", recalca Aragonès.