UPN exige la dimisión de un cargo institucional de Navarra cada 15 días

Durante el último año, la formación regionalista ha pedido sistemáticamente la renuncia, cese o reprobación de miembros del gobierno e instituciones forales
Beaumont lidera este peculiar ranking

Daniel Burgui Iguzkiza - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - “Que se vaya”. Así, simple, directo y concreto fue Javier Esparza, líder de UPN y principal partido de la oposición, en la que fue su enésima petición de dimisión de un cargo institucional de Navarra en lo que va de año.

Fueron sus palabras referidas a la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, el pasado 20 de agosto de 2018. El dirigente de regionalista pidió la dimisión de la presidenta del Ejecutivo foral en relación al desalojo del gaztetxe Maravillas que ocupa el pamplonés Palacio del Marqués de Rozalejo. “Si Barkos no es capaz de defender ante un asalto por la fuerza el patrimonio de todos, un bien de titularidad pública, se tiene que marchar, si no es capaz defender el bien común debe dimitir, que se vaya”, afirmó Esparza y reiteró la misma petición tan solo dos días atrás había hecho el portavoz de su partido en el Ayuntamiento de Pamplona, Enrique Maya.

No obstante, al margen de valorar esta situación en concreto, esta última petición de dimisión es el colofón a una estrategia de comunicación a la que UPN se ha dedicado con entusiasmo y ahínco el último año. En los últimos 365 días, Unión del Pueblo Navarro ha elaborado una acelerada retórica en la oposición que se fundamenta en pedir la dimisión, cese o reprobación de un miembro del Gobierno o de una institución foral, aproximadamente cada 15 días.

Si sometemos a un análisis de texto y revisión de hemeroteca los comunicados que UPN envía a los medios de comunicación, las noticias de agencia o los cortes televisivos;al menos dos veces al mes durante 2018, han soportado un titular que se repetía con asiduidad: “UPN pide la dimisión de”.

Desde que Javier Esparza asumió el liderazgo de UPN en septiembre de 2015, la oratoria de pedir ceses y dimisiones ha ido en claro ascenso hasta convertirse en un recurso habitual. Obviamente, la exigencia de pedir la renuncia de cargos se ha centrado principalmente contra los miembros del gabinete de Barkos. Durante este tiempo, UPN ha solicitado la renuncia sistemática de prácticamente todos los miembros del Gobierno de Navarra, a excepción del consejero de Hacienda y Política Financiera, Mikel Aranburu, y del titular de la cartera de Salud, Fernando Domínguez.

La más vilipendiada con diferencia ha sido la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia. María José Beaumont, a la que miembros de UPN han pedido que renuncie a su cargo en hasta seis ocasiones. Este año, el parlamentario Sergio Sayas tan sólo sugirió su cese un vez, pero entre septiembre y octubre de 2016 el ensañamiento de Sayas con esta consejera fue épico. En un lapso de menos de 30 días, solicitó la renuncia de Beaumont hasta en cuatro ocasiones por motivos diversos como la “mala gestión del incendio de Tafalla”, la ley de policías, o renuncias en el departamento.

Le sigue en el ranking de consejeros que UPN solicita desalojar el vicepresidente de Desarrollo Económico. Manu Ayerdi, que ha sufrido este verano numerosas solicitudes de cese por la gestión de las inversiones públicas en Davalor, pero que asimismo ha sido invitado por UPN (y también PSN) a abandonar sus responsabilidades por cualquier cuestión relacionada con la construcción del Tren de Alta Velocidad.

mendoza Y EDUCACIÓN Pero sin duda, el fetiche que capitalizó todas las energías en esta estrategia de desgaste ha sido el departamento de Educación y en especial el consejero José Luis Mendoza, que finalmente el 11 de abril de 2017, 21 meses después de asumir su cargo, resignó de sus responsabilidades y dimitió. Durante su permanencia en el cargo, Mendoza convocó la primera Oferta Pública de Empleo docente en cinco años, la revisión y mejora del PAI, y emprendió acciones audaces que no estuvieron exentas de polémica como la extensión del Modelo D a toda Navarra, decisiones que le sometieron a mucho desgaste público. Se puede considerar esta renuncia como el único éxito de esta dinámica machacona, aunque es dudoso que el relevo en el departamento se diese por la capacidad de persuasión de UPN.

De hecho, para los propios regionalistas esta decisión voluntaria del consejero llegó tarde y no les complació. Y aprovecharon para pedir una nueva dimisión: “Todas y cada una de las razones que justifican la dimisión de Mendoza son razones para pedir la dimisión de Barkos, porque cada decisión que tomó Mendoza fue o avalada u ordenada por Barkos”, afirmó Esparza. “Barkos calificó la gestión de Mendoza como sobresaliente, con ese criterio, ¿si dimite el sobresaliente qué van a hacer los demás”, se preguntó retóricamente en el momento. Posteriormente ha sido la consejera portavoz, María Solana, que asumió la cartera de Educación, la que recogió también el testigo de su predecesor en recibir numerosas solicitudes de cese, renuncia, y reprobaciones.

Durante estos dos últimos años además, desde las filas regionalistas no se ha escatimado en pedir dimisiones en otras instituciones, entidades, direcciones -y por supuesto a nivel municipal- de formas más directas o indirectas. Desde la actitud de Sergio Sayas afeando la labor de Asun Olaechea al frente de la Cámara de Comptos y diciéndole que se vaya a casa o pedir directamente la dimisión de Álvaro Baráibar como responsable de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos. Lo mismo con otras direcciones generales, cargos intermedios o la propia presidenta del Parlamento de Navarra.

dimisiones con eco La mayoría de estas súplicas de dimisión además han llegado casi siempre con eco o bien PPN o PSN se han sumado a UPN o viceversa. El Partido Popular en Navarra ha sido siempre el más beligerante y azuzador en presentar mociones, reprobaciones y pedir dimisiones. La última este mismo viernes 31 de agosto de 2018, en rueda de prensa la presidenta del PPN, Ana Beltrán, reiteró la solicitud de dimisión de la presidenta de Navarra que ha registrado en el Parlamento y pidió de nuevo a Uxue Barkos que abandone el Palacio de Navarra.

¿nueva retórica? Esta estrategia lapidaria de pedir la renuncia por sistema -honroso género epidíctico de la retórica clásica inventado ya hace dos mil años por los romanos- que se basa en loar o vilipendiar a un sujeto, contrasta con las reflexiones a este respecto que hacía el diputado de UPN en el Congreso Iñigo Alli en una tribuna publicada en el diario El Mundo el pasado 13 de agosto de 2018. En su artículo el diputado regionalista hacía autocrítica de una clase política que se regodea en el “cortoplacismo”. Perfilaba y pedía Iñigo Alli que los líderes políticos del futuro sean capaces de “construir puentes y alianzas” y hagan una oposición “desde la moderación y la diversidad”. “No estamos a la altura de las soluciones que requieren los nuevos tiempos y las nuevas sociedades. Abandonamos la gran política, el debate de las ideas desde la palabra, sustituida por la enarbolación de las banderas partidistas y la reiteración de latiguillos inertes y huecos”, añadía Alli en un texto que fue alabado, difundido y compartido en redes sociales por compañeros de partido, formaciones afines pero también por parlamentarios y políticos adversarios, rivales e incluso antagónicos. Frente a esta exposición de ideas, la coletilla “que se vayan” resume y sintetiza precisamente lo opuesto, un anhelo y una estrategia reiterativa de la retórica de la destrucción.

ENERO

15/01/2018. UPN y PPN solicitan que la consejera vasca Arantza Tapia sea declarada “persona non grata”.

FEBRERO

22/02/2018. UPN (García Malo) solicita la suspensión de la Dirección General del Observatorio de la Realidad Social.

22/02/2018.UPN pide la dimisión de la consejera de Cultura, Ana Herrera.

23/02/2018. UPN pide la dimisión de la consejera Isabel Elizalde.

MARZO

20/03/2018. Alberto Catalán denuncia “el caos permanente” en la Consejería de Educación, pero no pide ninguna dimisión. Único mes del año.

ABRIL

13/04/2018. El parlamentario de UPN Sergio Sayas desprestigia a la presidenta de la Cámara de Comptos, Asun Olaechea, y le pide que si quiere hacer política abandone el cargo y “se presente a unas elecciones”.

MAYO

29/05/2018. UPN, PSN y PPN piden la dimisión del consejero de Derechos Sociales Miguel Laparra. Este mes también se pidieron dimisiones en los ayuntamientos de Pamplona y Egüés.

x

JUNIO

07/06/2018. En relación a la planta de biogás de la Ultzama, Javier Esparza declara: “Manu Ayerdi y la consejera Elizalde deberían irse a su casa”.

15/06/2018. UPN (Alberto Catalán) pide la dimisión del director del Servicio de Recursos Humanos del Departamento de Educación.

27/06/2018. UPN pide la reprobación en el Parlamento de la consejera de Educación, Maria Solana.

JULIO

05/07/2018. UPN exige la dimisión vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi por la “ruina de Davalor”.

17/07/2018. El parlamentario de UPN José Luis Sánchez de Muniain reitera la petición de dimisión de Ayerdi por su “grave” actuación con Davalor.

24/07/2018. Javier Esparza, en su balance de la acción de gobierno, afirma sobre Ayerdi que “no le queda otro camino que la dimisión”.

26/07/2018. El parlamentario de UPN Sergio Sayas, en la comisión de Presidencia, afirma que “Beaumont nunca debería haber sido designada para este departamento” y añadió que “debería haber dimitido”.

AGOSTO

18/08/2018. El portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona, Enrique Maya, pide la dimisión de la presidenta Barkos “porque no ha sido capaz de defendernos a todos” con el desalojo del Palacio del Marqués de Rozalejo.

20/08/2018. UPN (Javier Esparza) pide la dimisión de la presidenta Uxue Barkos. El PPN se suma a la petición.

24/08/2018. Alberto Catalán pide reprobar a la consejera Solana.