LA FOTOGRAFÍA ES SU PASIÓN

Unidos por la cámara

Miren, Angel Mari, Joxe, Juan y Kattalin junto a su exposición, a las puertas de la casa Errotazainenea, en Elizondo.

Juan Lameirinhas, Angel Mari y Joxe Erregerena, Miren Irigoien y Kattalin Arizmendi han expuesto durante el verano sus instantáneas al aire libre. La pasión por la fotografía es su nexo

“Para hacer buenas fotos hay que sacar muchas fotos. Hay que dedicarle tiempo”

Fernando Anbustegi - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

elizondo - Juan Lameirinhas, Angel Mari y Joxe Erregerena, Miren Irigoien y Kattalin Arizmendi. No son de la cuadrilla pero forman una grupo de amigos unidos por la pasión de la fotografía. Pasión que, reconocen, les tiene enganchados. Enganchados a sus cámaras, a sus objetivos, a sus lentes, con el objetivo de plasmar en imágenes instantáneas de paisajes y animales sobre todo. Juan Lameirinhas es el nexo de unión de las diferentes generaciones. Por un lado, está la amistad que le une a los hermanos Erregerena. Llevan décadas fotografiando momentos y lugares. Por otro lado, como él mismo reconoce, es el profesor de sus alumnas aventajadas, Miren Y Kattalin. Es el alma mater del grupo. El más dicharachero, el que con su humor hace que largas horas de caminata o de espera se conviertan en minutos, en momentos de disfrute máximo. Este verano, el grupo ha expuesto sus fotografías durante dos meses en Elizondo. En Txokoto, al aire libre, a las puertas de la casa Errotazainenea. En un marco incomparable y en un rincón con historia. Recuerda Juan que durante años expuso en la misma puerta de la casa de las hermanas Bielsa, ya fallecidas. Ellas se encargaban de poner y retirar sus fotos. Este verano han vuelto allí, y ellos mismos se han encargado de poner y retirar todos los días la exposición. Unos llevan muchos años haciendo fotografías pero nunca dejan de aprender, de sorprenderse, de buscar nuevas metas, nuevos retos. Otras, acaban de empezar y tienen mucho por explorar. Pero, unos y otras, mantienen la ilusión, las ganas de salir y buscar, buscar para encontrar. Aunque, a veces, como dicen, cuando buscas no encuentras, y otras veces, sin buscar encuentras aquello que merece ser fotografiado, en ese momento, mejor tener una cámara cerca, si no... ¡ay! Los tiempos han cambiado mucho, comentan los veteranos. Antes, cuando no existían las cámaras digitales, recuerdan que gastaban tres o cuatro carretes y había días en que sólo dos fotos eran buenas. Hoy en día, sacan muchísimas fotos y, si no valen, las borras y punto. Las más jóvenes han crecido con lo digital, y bien que lo aprovechan pues, como comentaba Kattalin, ha llegado a sacar más de 600 fotos en dos horas. Cuando sale por ahí con las amigas, dice, hace las fotos con el móvil, no así los veteranos, porque no es lo mismo. Ambos reconocen, eso sí, que la calidad de las fotos no tiene nada que ver. Todos coinciden en que para sacar buenas fotos hay que sacar fotos. Muchas fotos. Concluyen. Hay que practicar. Conocer las luces, los enfoques, los ángulos. Al fin y al cabo, se necesita paciencia y tiempo. Los veteranos, ya jubilados, disponen de más tiempo y así lo emplean. Las jóvenes compaginan sus ratos de fotografía con otras actividades propias de la adolescencia. La diferencia de edad se plasma en la estación preferida para hacer fotos. Las jóvenes se decantan por la primavera mientras los maduros optan por el otoño. Aunque, dicen, cada momento, cada lugar puede cambiar en un minuto. El verano toca a su fin y la exposición ya se ha retirado pero estos amantes de la fotografía no paran, siguen haciendo fotos, siguen explorando, practicando, gozando y haciendo gozar a sus amigos y conocidos a través de Facebook, por ejemplo, donde cuelgan sus instantáneas. Por si fuera poco, y alguien se haya quedado con ganas de ver fotos, los hermanos Erregerena y Juan Lameirinhas, junto con otros fotógrafos de Itxusi Argazki Elkartea, expondrán nuevas fotografías en Erratzu, en el antiguo lavadero, del 4 al 14 de septiembre;todos los días de 18.00 a 20.00 horas.

Secciones