Dicastillo

Antonio Urra Maeztu. - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Han acabado las siempre animadas fiestas de nuestro pueblo. Un pueblo cada vez más remozado. Sus piedras sólidas engalanan las calles, callejuelas, escudos y fachadas hermosas de muchas casas. Los dicastillenses, orgullosos del pueblo, van recuperando tradiciones perdidas como el Baile de los pastoresen la Nochebuena y la romería a San Isidro. Cuánto ha ganado la monumental ermita de transición del románico al gótico, de San Pedro de Gazaga con las recientes excavaciones. Pena que se hayan perdido las meriendas de San Pedro de cuadrillas de niños y jóvenes, cerca de la ermita, en la Antanilla o Las Catas. Mil razones para visitar Dicastillo: el neogótico Palacio de la Vega, su monumento al perro Merlín con mármol de Carrara del escultor Belyure, la sin igual efigie de la Real de Iratxe, la arqueta de San Veremundo y un largo etcétera. Dos peticiones al joven Ayuntamiento: No sé cómo pero hay que arreglar la casa de nuestra Madre del pueblo la Virgen de Nievas. En el campo de abajo, en términos de Arellana y Dicastillo, se conservan restos de época romana, quizás hay un poblado más antiguo en Arances que requeriría una excavación arqueológica. ¿Merecerá la pena? Servirá para conocer mejor nuestro pueblo.

Secciones