Mesa de Redacción

640 Aylan más

Por Joseba Santamaria - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

El domingo se cumplieron tres años de aquella imagen del niño Aylan ahogado en una playa en el intento de su familia por alcanzar un mundo mejor. ¿Recuerdan a Aylan? Muchos seguramente ya no. Su padre reconocía ese mismo día que la muerte de Aylan no sirvió para nada porque nada ha cambiado. Otros 640 niños y niñas como Aylan han muerto en estos tres años en el Mediterráneo intentando llegar a Europa. La vieja Europa, corrupta y avariciosa, servil y burocrática, esconde bajo la sombra de ideas como democracia, derechos humanos o civilización, una miserable falta de ética y humanismo. Falsamente compungidos por la tragedia humana que se sucede cada día a las puertas de nuestras casas. No es demagogia. Demagogia son las leyes que les arrojan al mar, las leyes que impiden prestarles ayuda, la frialdad de sus semejantes que miran para otro lado mientras se ahogan por miles. Víctimas mediáticas y víctimas invisibles. Víctimas de las que todos hablan, y víctimas de las que todos callan. Esta semana miles de niños y niñas de tres años se incorporan a clase en Navarra, pero hay otros 50 millones de niños y niñas desplazados que viven lejos de su lugar de origen, obligados a escapar de la violencia o a emigrar en busca de oportunidades sin apenas oportunidad de ir a clase. Muy pocos hacen algo y cada vez menos hablan de ello. Aquella foto se convirtió en simbólica, movilizó la solidaridad y alimentó las críticas a la inacción de los gobiernos. Un simple efecto momentáneo y nada más. Escribí entonces que aquella foto me impedía ser optimista, pero no imaginé entonces la involución hacia el fanatismo ultraderechista y xenófobo que se ha extendido por Europa. Mañana ya será muy tarde.