El cuatripartito inicia el curso unido y con afán de aprobar leyes clave

La oposición, en clima electoral: UPN y PPN buscan fisuras entre las fuerzas del cambio
El PSN hace ya campaña para excluir a EH Bildu de un futuro Gobierno

Daniel Burgui Iban Aguinaga - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Un inicio de curso que es también final de legislatura y para algunos además, sin miramientos, el frenético pistoletazo de salida hacia la carrera electoral de mayo de 2019. Así afrontan estos últimos ocho meses que restan de trabajo los parlamentarios y las parlamentarias que ayer reiniciaron sus tareas en la que fue la primera reunión ordinaria de los órganos rectores de la Cámara foral tras el parón veraniego. Las cuatro formaciones del pacto que desde 2015 sostiene al Gobierno de Navarra coincidieron en que su compromiso sigue vigente y buscarán terminar este curso político con una graduación con honores, que les permita terminar la legislatura unidos aprobando las últimas leyes fundamentales del acuerdo programático, una visión que cuestionan desde la oposición por entender evidente su desunión y adelantaron ya las claves de un discurso que buscará por agotamiento la constante fractura como estrategia.

Rechazar protagonismos, trabajar más y mejor en la Cámara y subrayar la lealtad entre diferentes, con estos conceptos se reencontraron ayer los portavoces de las fuerzas del cambio. Fue el parlamentario Koldo Martínez, de Geroa Bai, quien defendió la vigencia del actual acuerdo programático y la “fidelidad” de su formación al mismo, del que sienten que han sido “la argamasa a lo largo de estos tres años”. A este respecto, el portavoz de EH Bildu, Aldolfo Araiz, rechazó “que nadie ostente esta posición central” del cuatripartito al entender que los “resultados positivos que se han dado son fruto del trabajo entre diferentes” y de la suma de las cuatro fuerzas, un trabajo que no da por agotado “ni por amortizada esta legislatura” porque aún hay “retos por desarrollar”. Advirtió que hay que evitar “la tentación de destacar de cualquiera de los firmantes” del acuerdo y repudió la idea que difunde Esparza desde UPN de que el cuatripartido está “acabado”. Araiz reafirmó su compromiso con este pacto y abogó por trabajar con “responsabilidad” ya que la “legislatura aún no tiene fecha de caducidad”.

La parlamentaria de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón fue la que más entusiasmo mostró por el comienzo del nuevo calendario legislativo, en el que apostó por dar “continuidad al cambio desde la izquierda real y transformadora” y mejorar las infraestructuras de los ayuntamientos, seguir revirtiendo los recortes y mejorar la enseñanza pública. Así como trabajar en las leyes y ajustes que quedan pendientes. Algo que también señalaron Martínez y Araiz: la ley foral de víctimas de violencia policial, la reforma de la Administración Local, favorecer la vivienda pública o terminar con la comisión que investiga la desaparición de Caja Navarra.

Por el grupo Podemos-Orain Bai compareció antes los medios el parlamentario Carlos Couso que apostó por apurar los últimos meses para “profundizar” y “seguir blindando al gobierno de la posibilidad de que lo ocupe la derecha”. También hizo una reflexión sobre los quebraderos de cabeza que las rencillas dentro de su grupo parlamentario han dado al resto de fuerzas y a la propia Cámara foral y aseguró que tras el cambio de nombre del grupo “todas las posibles facciones” se ven representadas y dio por “zanjadas todas las disputas”.

en campaña electoral Para las fuerzas de la oposición, y en especial para UPN, se viene un final de legislatura “trascendental” porque como señaló Javier Esparza “concluye en elecciones”. Adelantó así el líder regionalista que su foco estará los próximos meses en la cita electoral de mayo, en la que buscará “un Gobierno para todos los navarros, frente a un Gobierno que ahora está gobernando para los suyos”. Según Esparza esta legislatura está ya agotada “y sólo hablamos de los líos de este gobierno” y señaló de nuevo la ocupación del palacio de Rozalejo o las inversiones de Sodena en la empresa Davalor, que son temas precisamente que él mismo sacó a relucir de nuevo.

Por su parte, el PSN comienza también este último tramo de legislatura sin más miramientos que hacer campaña electoral. La socialista María Chivite se postuló ayer como aspirante a liderar un gobierno que excluya a EH Bildu y al PP. A “liderar un Gobierno progresista y de izquierda, que deje de lado los temas más polémicos de esta legislatura y nos centremos en las personas y en las preocupaciones de la gente”, aseguró la socialista. El portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, afirmó que ya al inicio de esta legislatura su coalición manifestó que le hubiera gustado sumar al PSN al acuerdo programático y deseó que “a partir de mayo del año que viene el Gobierno de Uxue Barkos tenga el máximo apoyo posible”. La portavoz del PPN, Ana Beltrán, insistió en su propuesta de trabajo conjunto entre UPN, PSN, Ciudadanos y populares;un proyecto que Javier Esparza, de UPN, calificó como “política ficción”.

RENOVACIÓN DEL SISTEMA AUDIOVISUAL

NO QUIEREN TRASLADAR LOS PLENOS

Hasta marzo. Pese a que el inicio de las obras para la renovación del sistema audiovisual y de votaciones de la Cámara legislativa eran ya inminentes para este mes de septiembre, la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra va a dirigirse a la empresa adjudicataria para estudiar la posibilidad de que los trabajos no se ejecuten al menos hasta marzo de 2019, fecha en la que se disuelve el Legislativo con motivo de las elecciones forales de mayo. Tratan de evitar que durante estos meses se trasladasen los plenos o bien al propio atrio del edifico o el cercano palacio de Congresos Baluarte, cuyo defecto era también el desembolso económico necesario.