CONTENIDO COMERCIAL

Comparar antes de comprar online, en España, ya es un hábito

Visitando la web de tiendas.com (CEDIDA)

Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 15:57h.

Una de las ventajas de comprar online es la gran cantidad de información sobre los productos que se pueden encontrar en internet. Los consumidores quieren comparar precios, leer opiniones de otros usuarios y ver lo que les ofrecen las tiendas online.

Por ello, los comparadores de precios están de moda, por una doble razón, para los usuarios que los usan, les ahorran el tiempo de desplazamiento de ir a la tienda física, y les ahorran dinero porque encuentran el mejor precio del producto que buscan, de forma cómoda y sin moverse de su casa, del trabajo… o de donde quiera que se encuentren. Y para las tiendas online porque generan gran cantidad de tráfico, un tráfico de calidad y con tasas de conversión muy buenas, que hacen que las tiendas vendan más de forma online.

Las tiendas online y los marketplaces son los más interesados en beneficiarse de los servicios de los comparadores online, porque les generan mucho tráfico cualificado. Es normal que los comparadores de precios muestren resultados de búsquedas de Amazon, Ebay, tiendas online de El corte Inglés, Asos, Zalando…

España es un país con una alta penetración móvil y los usuarios están preparados para comprar vía móvil. Más de la mitad de los consumidores ya compran con el móvil pero hay algunos puntos, que todavía, siguen dando ciertos problemas, aunque cada vez son menos y se van superando las barreras. La gente sigue pensando que el tamaño de la pantalla es mucho más incómodo que la pantalla del ordenador o de la tableta. Otro problema es la sensación de inseguridad que le genera a muchas personas el comprar desde el móvil, aunque es un miedo infundado, porque tiene el mismo mecanismo que en un ordenador. La gente sigue teniendo el miedo de introducir datos de tarjetas de crédito o personales, y lo que hay que mirar es la tienda dónde se compra, si esta nos ofrece garantías de seguridad, y si realmente existe.

Las tiendas que venden a través de comparadores de precios, por lo general, ya tienen un diseño adaptado para comprar con el móvil. Es fundamental para ampliar los canales de venta, que las tiendas online se adapten a él y a las tabletas, porque si el diseño de la tienda online no está adaptado a ellos, esa visita recibida no se traducirá en una venta. En cambio, si lo tienen adaptado, las probabilidades de compra son muy altas y se multiplican.

En España, los comparadores de servicios llevan más de una década funcionando, destacando sobre los demás los comparadores de vuelos, viajes, hoteles y seguros. Podemos decir que el consumidor online ya ha adquirido el hábito de consultar antes de comprar cualquier producto.

El consumidor online, busca y compara antes de comprar. Antes de la aparición de los comparadores, está tarea era mucho más ardua, hoy día, gracias a los comparadores de precios y productos, como por ejemplo tiendas.com, esta tarea nos la dan ya hecha, mostrando todos los resultados de búsqueda en un solo sitio. También nos da la opción de insertar el nombre del producto que buscas, de la tienda en la que lo quieres comparar, etc. Nos ofrecen muchas opciones de búsqueda, tanto online como offline (y de forma local), y nos muestran la comparativa de precios de las grandes tiendas junto con las más pequeñas, para que exista la libre competencia y el consumidor opte al mejor precio del producto.

El consumidor online se ha vuelto muy exigente, y ya no le basta con comparar precios en un mismo sitio, sino que ha dado otro paso más, ahora quiere saber cuál es el comparador de precios que mejores resultados le ofrece.

También es un consumidor con conciencia, que quiere comprar el producto de forma local, y cuidando el consumo responsable, si es posible y tiene esa opción. El comparador tiendas.com les ofrece esas opciones de búsqueda.

El proceso de compra, al igual que lo ha hecho el consumidor, también ha cambiado, ya no es un proceso lineal, porque se ven influenciados por gran cantidad de factores externos, ya sean online u offline.

Comenzando con la fase de concienciación, que es cuando el consumidor es consciente, por primera vez, del producto que desea conseguir.

La segunda fase del proceso de compra es la consideración, y es aquí cuando entran en juego los buscadores online, que si además son comparadores de precios, como tiendas.com, les llevarán a la tercera fase, la conversión, que es cuando el consumidor realmente decide dónde y cuándo adquirir el producto.

Y finalmente, la fase de evaluación, ¡que tanto les gusta a los consumidores! es la que tras comprar el producto, les da la posibilidad de calificar y opinar sobre el producto adquirido, el servicio de envio y atención al cliente de la tienda.

Así que, se puede decir que comparar online en España empieza a ser un hábito, aunque todavía andemos a años luz de países como Alemania, país en el que comparar precios online ¡es ya algo habitual!

Secciones