Gamero, cogido, y Mota, a cada oreja en los rejones

El bravo ‘Paquino’, utrero de Pilar Población, cogió y derribó de forma dramática, sin consecuencias graves, a Gamero y su montura.
El caballero de Leganés se ajusta en una pasada ante el segundo.

El mexicano fue derribado con violencia por el tercero y perdió la puerta grande por demorarse con el descabello El madrileño logró un trofeo de mérito ante el más complicado cuarto

Manuel Sagüés - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

PERALTA - El tercer espectáculo de lidia y muerte de la feria no aportó un nivel alto de calidad. Pero sí mantuvo la emoción por el buen juego de los tres primeros utreros e, incluso, del cuarto, un colorado que manseó pero terminó colaborando. El encierro previsto de Pilar Población quedó remendado por otros dos, uno que hizo primero del hierro de Río Frío;y, otro, el que cerraba plaza de Lampreia. Una pena que no se hubieran sido los cuatro santacolomeños de Pilar Población, ya que fueron los dos mejores;con nota sobresaliente el encastadísimo Paquino. Este tercer astado de la función sorprendió en la mitad del segundo tercio a Emiliano Gamero. El derribo pasó de espectacular a dramático, ya que el mexicano quedó atrapado bajo se caballo. Mientras, el bravo Paquino repartió estopa por doquier sin amilanarse de la también brava defensa del corcel una vez recuperada su verticalidad. Pasaje de grabado de la época más negra de Picasso. El trío de contendientes del grueso y duro pasaje ni se miró y volvió a la carga. Pareció que el rejonazo final era letal, pero no fue así. Paquino, que, bravo, se tragaba la muerte, obligó al bípedo azteca a bajar por su pie para armarse de verduguillo. Paquino, cual numantino, se protegió todo lo que pudo ante el acero. El de las dos patas y aceros se quedó sin premio y tuvo que ser asistido;el cuadrúpedo fue ovacionado, aunque bien hubiera merecido la vuelta al ruedo antes de acabar en el frigo de la Protectora. El bravo y castaño equino del campo mexicano, ni pestañeó cuando le examinaban de la guerra los mozos de cuadra de Gamero. Antes, otro caballo blanco de Emiliano, cual Zapata en sazón, había protagonizado otra emocionante pelea con este toro, dejándose llegar mucho, yendo de frente y abrochando los pares y carreras con vertiginosas piruetas.

Mota, intentó el toreo clásico, pero no estuvo acertado y si nervioso ante su primero. El madrileño, ya asentado, subió el tono ante un sexto, al que lidió con buenos criterios.

LOS TOROS

Ganaderías. Utreros, dos, 2º y 3º de Pilar Población;otro, el 1º de Río Frío;y otro, el 4º de Antonio Lampreia. En distinta nota, todos dieron buen juego. Muy bravo y encastado el 3º, ovacionado.

LOS rejoneadores

Emiliano Gamero. Rejón trasero (oreja). En el 3º, rejón acruzadoo y 7 descabellos (silencio tras aviso).

Óscar Mota. Dos pinchazos y rejonazo (saludos). En el 4º, pinchazo y rejonazo (oreja).

LaS gradas

Incidencias. Más de media entrada. Presidió bien Fco. J. Busto asesorado por Barcos y Bautista.

Secciones