Londres identifica a dos espías rusos como autores del envenenamiento de Sergei Skripal y su hija

EP - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 14:49h.

MADRID. La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha asegurado este miércoles que los dos ciudadanos rusos imputados por el intento de asesinato del exespía ruso Sergei Skripal y su hija el pasado mes de marzo son oficiales de los servicios de Inteligencia del país centroasiático.

"No se trató de una operación solitaria", ha sostenido en declaraciones ante el Parlamento, antes de resaltar que los sospechosos, identificados como Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, son agentes del servicio de Inteligencia Militar (GRU).

Así, ha apuntado que ya desveló en marzo por qué su Gobierno había determinado la responsabilidad de Moscú, al tiempo que ha asegurado que los responsables serán llevados ante la justicia, según la cadena de televisión británica BBC.

"De forma casi segura (la operación) fue aprobada fuera del GRU, a un alto nivel del Estado ruso", ha manifestado May, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

May ha desvelado que las autoridades han revisado más de 11.000 horas de grabaciones de cámaras de seguridad y han leído cerca de 1.400 comunicados antes de proceder a la imputación de Petrov y Borishov.

En este sentido, ha dicho que ambos hombres llegaron al aeropuerto de Gatwick el 2 de marzo desde Moscú, tras lo que se hospedaron dos noches en un hotel de Londres, en una de cuyas habitaciones han sido halladas trazas del agente nervioso Novichok.

Los sospechosos realizaron un viaje a Salisbury el 3 de marzo, supuestamente para inspeccionar la zona, lugar al que volvieron un día después. Las cámaras de seguridad revelan que ambos hombres estuvieron en los alrededores de la vivienda de los Skripal minutos antes del ataque.

La primera ministra británica ha manifestado que ambos volaron de vuelta a Moscú ese mismo día, antes de resaltar que los envenenamientos de Dawn Surgess --quien posteriormente falleció-- y Charlie Rowley podría ser un incidente relacionado.

Los dos sospechosos han sido además acusados de intentar asesinar a un oficial de Policía que resultó afectado por el mismo agente nervioso. Los fiscales han emitido órdenes de arresto europeas en su contra.

"No solicitaremos a Rusia la extradición de estos hombres ya que la Constitución rusa no permite la extradición de sus propios nacionales", ha explicado la directora de Servicios Legales de la Fiscalía, Sue Hemming, citada por Reuters.

En respuesta, el Gobierno de Rusia ha señalado que la imputación "no dice nada" a Moscú. "Los nombres publicados por los medios, tanto como las fotos, no nos dicen nada", ha afirmado la portavoz del Ministerio de Exteriores, Maria Zajarova.

Asimismo, ha reiterado el llamamiento de Moscú a Londres a "pasar de las acusaciones públicas y manipulaciones con la información a la cooperación práctica entre los servicios de seguridad".

Reino Unido ha acusado a Rusia de estar detrás del envenenamiento con gas nervioso Novichok de Skripal y su hija el pasado mes de marzo en Salisbury, una localidad inglesa. Moscú ha negado en todo momento su implicación y ha solicitado a Londres cooperar en la investigación y poder ofrecer apoyo consular a Yulia Skripal, quien es ciudadana rusa.