A la contra

Incapacitados

Por Jorge Nagore - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Más allá de la terminología utilizada por Laura Berro cuando acusa a Asirón de no poder llevar un área como la de Igualdad en el Ayuntamiento de Pamplona -“hombre cisgénero (quien su identidad de género es la misma que con la que nace) y heterosexual”-, más allá de que le diga que él mismo dijo que lleva una agenda muy apretada, más allá incluso de las críticas a cualquier acto de EH Bildu y Geroa Bai por parte de sus hasta hace poco socios, lo que más me llama la atención es que diga que habiendo mujeres en el equipo de gobierno sea un hombre el que vaya a llevar Igualdad, porque “no va a poder comprender las violencias que enfrentan las mujeres y las LGTBI”. Bueno, esto, de facto, es decir que un hombre no está, per se, capacitado para ese puesto y, por tanto y supongo, para ningún puesto que tenga que ver con la igualdad de la mujer y con, por extensión, cualquier situación de desigualdad que se dé en toda la sociedad por condición de género. Los hombres, como tales, no podemos comprender y, por tanto, las responsabilidades en este campo deben ser solo para mujeres e imagino que homosexuales o LGTBI. Bien, es una opinión interesante, aunque ayer mismo se equivocara al comparar esto con que “habiendo euskaldunes en un gobierno sea un castellano parlante el que lleve las políticas públicas de euskera”. Bueno, el no conocimiento de una lengua es bastante más incapacitante para gestionarla que la no posesión de un género concreto, no parece que para comprender la desigualdad hombre-mujer en la sociedad haya que ser mujer. Cosa distinta es que la sensibilidad e implicación puedan aportar un plus, eso es posible, pero no saber euskera para gestionar euskera es estar a años luz de ser hombre y llevar Igualdad. De hecho, al margen de la figura de Asirón, igual sería hasta una buena cosa para superar este determinismo, porque ¿es cosa de todas y todos o solo de todas?

Secciones