Chivite insiste en acercarse a geroa bai pero mantiene el veto a EH Bildu

La secretaria general del PSN ve a UPN y PP aislados en el “discurso del miedo y el caos” y “sin proyecto para Navarra”
Por contra, dice que el cambio está “en descomposición”

Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Pese a que el PSN consiguió en 2015 su peor resultado histórico y tiene siete escaños que no sirven para decantar nada en el Parlamento, María Chivite sigue convencida de que en 2019 liderará el próximo Gobierno de Navarra bajo las premisas de un Ejecutivo “plural, progresista, feminista, que respete el marco institucional y cuyas prioridades sean los problemas de la gente”. Una fórmula con la que la secretaria general de los socialistas navarros insiste para acercarse a Geroa Bai, pero con la que sigue vetando a EH Bildu y PP, además de a un UPN cada vez más “derechizado”.

Así lo expresó ayer la propia Chivite en una conferencia de prensa, en la que analizó el estado de la política navarra ahora que ya ha echado a andar el último curso de la legislatura. Y de momento la líder del PSN se esfuerza en mantenerse en una centralidad que le alejaría de la derecha foral, pero también del cambio tal y como hoy está configurado. Prueba de ello es que tuvo palabras de crítica para los dos bloques. Del cuatripartito dijo que “se está disolviendo como un azucarillo”, que está “en descomposición” y que ya cada uno está “buscando su propio espacio”. Y de la derecha dijo que tienen un modelo totalmente diferente al de los socialistas y que están instalados “en el discurso del miedo porque no tienen propuestas” y “no tienen proyecto para Navarra”. “Los veo también con un discurso muy alejado de la realidad, algo que es muy propio de la derecha cuando no gobierna, que dice ‘o yo o el caos’”, precisó.

distancia con upn Concretamente, al PP lo situó en “las antípodas” del proyecto social del PSN. Y de UPN, exsocio histórico, aseguró que se están “derechizando” a la medida en la que lo está haciendo Pablo Casado. “Cuando UPN dice que quiere acordar con el PSN, más allá del discurso no vemos ningún gesto”, consideró Chivite, quien cree que los de Esparza “se empeñan más en acompañar al PP que en tejer lazos en un espacio que es el que nosotros queremos, progresista y de izquierdas”.

De hecho, la socialista cree que el capítulo de la exhumación de Franco servirá para medir el talante de los regionalistas. “Van a tener una oportunidad magnífica para revalidar el real decreto”, lanzó, rescatando un debate que generó un cruce de comunicados entre ambos partidos la semana pasada.

Lo que sí sigue viendo Chivite es la posibilidad de acercarse a Geroa Bai, en la medida en la que se pueda conformar un gobierno progresista. “Cuando yo abro el abanico de posibilidades de Gobierno y no descarto a Geroa Bai quiero decir que estoy dispuesta a gobernar con Geroa Bai”, aseguró. Eso sí, siempre que se trate de “un Gobierno progresista, de izquierdas y que tenga muy claro cuál es el estatus jurídico que quiere para Navarra”. “Y si Geroa Bai está dispuesto a entrar ahí, estamos dispuestos. Y el entendimiento con Geroa Bai existe en muchos aspectos del trabajo parlamentario”, aclaró. Sin embargo, la socialista, abonada a una de cal y otra de arena, aprovechó para marcar distancias y criticar esta vez a la propia líder de Geroa Bai y presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos. La ha visto, dijo, débil. Al menos en tres ocasiones: en Educación, donde “no ha puesto orden”;en el TAP;y el la reciente polémica en torno al gaztetxe Maravillas, donde “se ha arrugado”. - D.N.