Un año de Amabilización en el centro de Pamplona: la mitad de coches, ausencia de atascos, más bus y 'tendencia al repunte de la economía'

Recreación de la calle Navas de Tolosa cuando finalicen las obras de la segunda fase del Plan de Amabilización de la Ciudad.
Villavesas circulando por el cruce de la plaza de la Paz tras la entrada en vigor del Plan de Amabilización. (JAVIER BERGASA)

El Consistorio no detecta retenciones en otras zonas de la ciudad - Baja hasta un 90% el tráfico en zonas del I Ensanche, un 50% en lo Viejo, crece un 4,5% el uso de villavesa y contribuye al repunte de altas en IAE

D.N. - Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 13:05h.

PAMPLONA. El Plan de Amabilización del Centro de la ciudad está cumpliendo los objetivos en el primer año de funcionamiento con la reducción del tránsito de vehículos entre el 70 y el 90% en algunas calles del I Ensanche y el 50% en el Caso Antiguo.

Además, el uso del transporte público ha crecido de media un 4,5%, la ocupación de los aparcamientos públicos del centro superaba en mayo a la total del año pasado, y según la Oficina Estratégica del Ayuntamiento habría contribuido también a equilibrar la balanza de altas y bajas en el Impuesto de Actividades Económicas tanto en el Casco Antiguo (en 2016 y 2017 el balance era de –6 y hasta abril de 2018 era de +60) y en el I Ensanche (-50 en 2016, +52 en 2017 y +91 hasta abril de 2018).

Así lo han indicado en rueda de prensa la concejala delegada de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Itziar Gómez, y el concejal delegado de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, quienes han estado acompañados en la presentación de los datos por el inspector de Policía Municipal, Jesús Estanga. Todos han destacado que el objetivo central de este Plan era mejorar la calidad del espacio urbano “como base para transformar Pamplona en una ciudad más dinámica, segura, sostenible, viva, verde, racional, funcional y respetuosa donde el protagonismo se centre en la ciudadanía”, objetivo que, consideran, se está cumpliendo.

Entre las finalidades marcadas en este Plan de Amabilización del centro, puesto en marcha formalmente el 4 de septiembre de 2017, se encontraba la de disminuir el volumen de tráfico que transitaba por el centro de la ciudad sin originar retenciones de tráfico en otros puntos de la ciudad. Eso, según los datos aportados por Seguridad Ciudadana, se ha alcanzado con un 90% de vehículos menos en las calles José Alonso y Navas de Tolosa, de un 87% en Padre Moret y de un 75% en Yanguas y Miranda. La importancia de estos datos toma su verdadera dimensión si se tiene en cuenta que el paso de vehículos en Padre Moret y José Alonso alcanzaba una intensidad diaria de 10.000 o 14.000 coches, cifras superiores por ejemplo al tránsito de vehículos por la A-10 (autovía de La Barranca).

Crece el uso del transporte público en contra de lo que sucede en otras ciudades

Otro de los objetivos del plan era aumentar el uso del transporte público en detrimento del vehículo privado, propósito para el se ha acercaron paradas de autobús al centro (líneas L4, L9 y L12 a Navas de Tolosa, lo que representa un 35% del total de usuarios de la red), se optó por permitir que las villavesas sean los únicos vehículos que puedan circular en doble sentido por vías como Navas de Tolosa, usar carriles exclusivos son paradas en el propio carril o tenerr prioridad semafórica (plaza de la Paz;Yanguas y Miranda con calle Estella, además de en la avenida de Bayona con Monasterio de Urdax).

Estas medidas, según los datos de aportados por la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y la empresa concesionaria del servicio TCC, han contribuido al incremento de viajeros de villavesas, incremento que ha sido, a nivel general, del 4,5%, más del doble de lo que a nivel estatal se considera como “satisfactorio” (un 2%). Si se tiene en cuenta datos de fin de semana, el incremento es mayor ya que en sábados llega al 9,5% y el domingo al 7,3%. Por lo que respecta a los abonos mensuales han pasado de 7.500 a 10.000.

Estas cifras indican, según destaca el análisis que hace Policía Municipal, que se está produciendo un cambio en el uso de los medios de transporte en Pamplona y ese cambio se refleja no sólo con los números de la Mancomunidad, sino también con la comparativa con la evolución en el transporte público en el resto del Estado. Así, la evolución es paralela hasta finales de 2017, pero mientras a partir de octubre de ese año la tendencia en el Estado es al decremento del uso del transporte público, en Pamplona se produce un efecto contrario con un importante repunte del uso de la villavesa, circunstancia que se mantiene hasta ahora y que coincide plenamente con la entrada en vigor del Plan de Amabilización.

Sin atascos, sube el uso de parkings públicos y Trinitarios funciona

Este cambio en la movilidad de la ciudad, dominada por el uso del vehículo privado, también se ha podido ver en que los aforos de tráfico indican que las medidas adoptadas no han provocado un desvío hacia las calles más próximas en igual proporción a la disminución registrada en el centro de la ciudad. Al respecto, un informe de Policía Municipal mantiene que “no se han registrado, ni se registran retenciones de tráfico en otros puntos de la ciudad debido, por un lado, a un cambio modal hacia otros medios de transporte (caminar, bicicleta o transporte público) y, por otro lado, a una distribución del tráfico restante hacia diferentes vías: Av. Navarra, Cuesta de la Reina, Cuesta de Labrit, Beloso y Rondas de Pamplona”.

En conjunto ha bajado el uso del vehículo privado, aunque se destaca que las medidas siguen permitiendo el libre acceso de vehículos a los aparcamientos públicos de la zona centro de la ciudad: antes de la entrada en funcionamiento del Plan de Amabilización del Centro entre 2015 y 2016 hubo un descenso del uso de aparcamientos públicos del 3,5%;entre 2016 y 2017 se incrementó en un 8,4% y la ocupación registrada hasta el 1 de mayo de este año ya era superior al total de 2017 con 20.810 estacionamientos frente a los 20.317 del año pasado.

A estos aparcamientos se une el nuevo disuasorio de Trinitarios puesto en funcionamiento en abril de este año como una de las medidas de mejora del Plan de Amabilización. Durante los primeros meses hasta el cierre por Sanfermines contó con el estacionamiento de 5.251 vehículos, con una media diaria de 118. De las personas que aparcaron su vehículo, dos de cada tres, un 66,4%, utilizaron la conexión gratuita al centro a través del transporte urbano comarcal.

Un Casco Antiguo con la mitad de coches, más seguro y donde se usa la bici

Dentro del Plan de Amabilización del Centro el Casco Antiguo ha contado con una serie de objetivos y medidas concretas que han llevado a que haya bajado a la mitad el número de vehículos que transitan a diario por él y a que haya un horario de accesos restringido y autorizado para conseguir así que el Casco Antiguo sea una auténtica zona residencial y peatonal. Antes del sistema de control de acceso entraban al Casco Antiguo 11.465 vehículos, en diciembre de 2016 habían descendido a 6.169 y en mayo de este año a 5.611. El sistema ha registrado un total de 106.420 trámites mientras que a través de la aplicación Tok-tok se han realizado desde marzo 7.118.

Desde Seguridad Ciudadana se destaca también que este proyecto ha dotado al Casco Antiguo de una normativa definida y clara de circulación, de la cual carecía y que ha permitido a cada usuario conocer los motivos que justifican el acceso al Casco Histórico de la ciudad en vehículo a motor, así como el horario de acceso en cada caso y el tiempo de permanencia en el mismo. Según los datos aportados en la rueda de prensa, el cumplimiento de la normativa es mayoritario, a diferencia de lo que ocurría con anterioridad cuando las calles de libre circulación eran mayoría y los horarios de carga y descarga se prolongaban a lo largo de toda la jornada.

Igualmente se valoran positivamente los buenos resultados de medidas como autorizar el tránsito de bicicletas por todas las calles en sentido contrario al establecido (salvo en Santo Domingo por tratarse de una calle con pendiente pronunciada), iniciativas que han contribuido de forma efectiva a que “el cambio modal llegue también al Casco Antiguo”.

Respecto al uso de la bicicleta en el entorno del centro, los aforos aportados por el área de Movilidad cifran en torno a las 9.000 bicicletas las que circulan a diario por esta zona (aforos tomados el 21 de junio de este año). Destacan tres puntos, Pío XII con Bosquecillo, Paseo Sarasate y calle Mayor con Taconera que concentran el 42% de los desplazamientos y los picos de los desplazamientos se dan entre las 8,30 y las 9,00 de la mañana y de las 19.00 a las 20,30 horas. Finalmente y respecto a la comparativa con los datos de hace un año, sobresale, sobre todo, la evolución en el tipo de vía que usan las bicicletas en las áreas de la amabilización: los desplazamientos por la calzada aumentan un 7%, los de las vías ciclistas suben un 9% y los que usan la acera descienden un 15%.

Los datos revelan una tendencia al repunte de la actividad económica

Otro indicador presentado recoge la evolución de la economía urbana con el histórico de altas y bajas en el Impuesto sobre Actividades Económicas (I.A.E). Desde 2015 y hasta 2017 en el Casco Antiguo se produce una pérdida media de 12 contribuciones de este tipo y una recuperación importante en los primeros meses de 2018 (los datos son hasta abril). Respecto a los Ensanches la tendencia diferencial entre altas y bajas sufre una elevada fluctuación en 2016, pero se recupera para el año siguiente y durante los meses de 2018 se observa una clerta recuperación.

Aunque estos datos no son concluyentes salvo para apuntar un cierto repunte de la actividad económica, sí parecen ir en la línea de lo ocurrido en ciudades que, como Pamplona, han afrontado procesos de peatonalización similares en los últimos años. Desde la Oficina Estratégica del Ayuntamiento se han tenido en cuenta los de Vitoria- Gasteiz, Málaga o Pontevedra. En esta última ciudad, tras los cambios, el 95% de los vecinos del centro elige hacer sus compras en el comercio local y prefiere comprar los productos de consumo diario en las inmediaciones de su casa, evitando utilizar el coche. Respecto a Málaga y según las encuestas realizadas se experimentó un cambio en los motivos por los que los ciudadanos se desplazaban al centro histórico: antes de la peatonalización (2002) un 51% de los desplazamientos se realizaba por motivos de trabajo o estudios, un 19% por motivo de compras y un 11% por ocio, tras la peatonalización el 33% de los desplazamientos era para ir de compras, un 26% por trabajo o estudios y un 22% por ocio.

Finalmente en Vitoria-Gazteiz hasta un 61% de propietarios de tiendas y bares del centro cuestionaban la peatonalización, tendencia que ha dado la vuelta una vez realizadas las obras.

El proyecto para la II fase, en octubre

El proyecto para la II fase del Plan de Amabilización está previsto que esté listo en octubre. Navas de Tolosa y Taconera concentrarán el 85% de los trabajos, mientras Bosquecillo, Chinchilla y Padre Moret acogerían intervenciones ‘tácticas’. En Navas de Tolosa y Taconera, entre la iglesia de San Lorenzo y el Parlamento de Navarra, se realizará una reurbanización definitiva para crear ahí una zona de coexistencia entre peatón, bicicleta y transporte público.

Además, se plantea dotar a la calle peatonal del Bosquecillo con un nuevo diseño que la haga más funcional y atractiva, se urbanizará definitivamente para el peatón los espacios ganados a la calzada en la primera fase de la obras y, en general, se impulsarán medidas técnicas que clarifiquen y mejoren el tránsito de peatones y ciclistas por el entorno de las calles Padre Moret, Sandoval, Navas de Tolosa y Yanguas y Miranda.

Estas actuaciones están presupuestadas inicialmente en 1,2 millones de euros que se cargarían a dos ejercicios (2018 y 2019).

Secciones