Navarra elabora una agenda para transformar residuos en recursos

Representantes de distintas regiones acudieron al encuentro de esta semana en Pamplona. (Patxi Cascante)

La Comunidad Foral lidera un grupo de trabajo entre regiones europeas para articular inversiones y estrategias compartidas en torno a la economía circular

Juan Ángel Monreal / Patxi Cascante - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

PAMPLONA - Hacer de los residuos un nuevo recurso económico y reducir así el consumo de algunos materiales y la huella ecológica. Esta idea, en apariencia simple, conforma el eje de una agenda que el Gobierno de Navarra ha comenzado a elaborar y que puede definir la economía circular, aquella que apuesta por copiar a la propia naturaleza, “donde nada se acumula, todo se transforma y todo se reutiliza en un movimiento cíclico continuo”, según explicó ayer mismo Isabel Elizalde, consejera de Desarrollo Rural.

Lo contó de este modo en Baluarte, en un encuentro del proyecto europeo SCREEN, en el que participa Navarra junto a otras 16 regiones europeas. La Comunidad Foral coordina a través de su delegación en Bruselas un grupo de trabajo que tiene como objetivo “identificar las sinergias que permitan a los diferentes territorios acelerar su transición hacia un modelo de economía circular dentro de sus correspondientes estrategias de especialización”, explicó Mikel Irujo, delegado de Navarra en la capital europea.

Distintas empresas navarras están dando pasos en este sentido. Smurfit Kappa, multinacional que adquirió hace ahora 15 años Papelera Navarra, es una de las que más ha avanzado en este camino. Desde hace tiempo trabaja en un acolchado biodegrdable que debería sustituir al plástico que se coloca debajo de los cultivos para reducir plagas y afecciones de animales. Un proyecto en el que ha participado también Intia y que todavía no ha concluido, pero que ilustra como pocos el sentido del aprovechamiento de los materiales.

“Vivimos en sociedades acostumbradas e instaladas en el consumo, generando residuos que nos cuesta gestionar, que impactan en nuestro medio ambiente y en nuestra vida cotidiana”, resumía Elizalde, quien recordaba la apuesta de Navarra por este modelo económico dentro de su Estrategia de Especialización Inteligente De hecho, la agenda que está desarrollando el Gobierno de Navarra tiene previsto “estructurar acciones concretas” encaminadas precisamente a la transformación de lo que es considerado como un residuo en un posible recurso económico. La consejera de Medio Ambiente relató los instrumentos normativos y de estrategia con los que el Gobierno de Navarra se ha comprometido con la transición hacia la economía circular. Entre ellos, destacó la Estrategia de Especialización Inteligente, el Plan de Residuos de Navarra 2017-2027, la reciente Ley Foral de Residuos y su Fiscalidad, y el Plan Energético de Navarra con un horizonte hasta 2030.

Al encuentro de esta semana en Pamplona, que se celebró entre el martes y concluyó ayer, acudieron representantes de 17 regiones europeas de 12 países (Italia, España, Portugal, Polonia, Grecia, Francia, Reino Unido, Holanda, Finlandia, Bélgica, Croacia y Rumanía.). En la clausura del acto intervino la consejera de Relaciones Institucionales Ollo ha asegurado que el Gobierno de Navarra se siente “plenamente identificado” con los objetivos del consorcio europeo SCREEN, es decir, “el desarrollo de la economía circular basado en la cooperación interregional, así como con la colaboración del sector empresarial y de la sociedad”. Ana Ollo también reivindicó la investigación en este ámbito, a la que calificó de “crucial” para “abordar la compleja transición a una economía circular”. En concreto, la consejera afirmó que “se necesitan nuevos modelos comerciales, cambios en sistemas completos, nuevas tecnologías y la adopción de soluciones innovadoras por parte de la industria y las pymes”. “Necesitamos vincular diferentes sectores industriales y organismos públicos para permitir esta simbiosis industrial, en la que también participe la sociedad”, añadió la consejera.

apunte

Bolsa de papel que aguanta 15 kilos

Smurfit Kappa. 2020 arrancará con una prohibición. Las bolsas de plástico, que ya son cobradas por los supermercados, quedarán proscritas y muchas empresas se preparan para hacerse con un mercado que no va a desaparecer. Pese a que los clientes cada vez están más acostumbrados a cargar con su propia bolsa de tela, seguirán necesitando de bolsas de usar y tirar. “Nosotros ofrecemos papel de máxima calidad para hacer bolsas que aguantan hasta 15 kilos”, explica Iñaki Urdaci, responsable de marketing de Smurfit Kapa, que invirtió 26 millones de euros en maquinaria en 2016 con este objetivo. El precio de la bolsa rondará los diez céntimos. - D.N.

Secciones