Música y danza solidaria en San Adrián en pro de jóvenes ugandeses

Dos de los componentes del grupo, durante una sesión de fotografía. (Foto: cedida)

El grupo Ugandan Sticks actuará hoy a las 21.00 horas y la entrada costará 5 euros

María San Gil - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

san adrián - Los adrianeses sacarán su lado más solidario esta noche y acompañarán a Ugandan Sticks en el espectáculo que ofrecerán en la casa de cultura. Se trata de un grupo de jóvenes que provienen del orfanato de Kireka (Kampala, Uganda), centro en el que hay unos 35 internos y en el que reciben una educación integral, y que, gracias a la música y al baile han logrado salir de las penosas circunstancias en las que se encontraban y “les ayuda a compensar las consecuencias de la falta de cariño y atención de tantos años, además de ser la mayor fuente de financiación del proyecto”, apuntaban.

Musisis Paul, Yiga David, Serugo Allan, Mukabi Jeremiah, Kalule Mike, Mujjuzi Victor, Wassawa Swaibu y Addau Erick Moses serán los artistas que hoy pisarán con fuerza el escenario y que harán disfrutar a los adrianeses con los tambores de Ruanda, el engalabe ugandés y los djembés africanos.

Los asistentes, además de disfrutar con las coreografías y melodías que ellos interpretarán, podrán participar y tocar puesto que una de las sorpresas es que han traído 30 instrumentos de África para la ocasión.

Se trata de un concierto en el que llevan trabajando para traer a San Adrián desde Navidad de la mano del área de Cultura y de Judith Samaniego, el nexo de unión con el municipio, y que ahora, aprovechando la ocasión, también recalará en Nájera y Viana.

La actuación comenzará a las 21.00 horas y la entrada costará 5 euros. Los beneficios, insistían desde la organización, se destinarán al orfanato.

proyecto integral Se trata de un espectáculo organizado por MuSíca Para Salvar Vidas, un proyecto que nació hace 11 años de la mano de Elisabeth Michot para ayudar a niños y niñas de Uganda para crecer a través de la música y la danza con el objetivo, recalcaban, “de encontrar un futuro en su propio país”.

Elisabeth, la artífice del proyecto, también se encarga de atender a familias y jóvenes que se encuentran en los aledaños de dicho orfanato del que proceden los artistas de esta tarde. “Educamos como si fueran nuestros propios hijos, detectando talentos y ayudándoles a construirse un futuro en su país. Les acogemos en una casa donde se les da un trato muy personal, ayuda y cariño. Todos están escolarizados y cursan estudios de primaria, secundaria y superiores. Además, cuando llegan a la edad adulta les ayudamos a salir adelante;algunos en el mundo profesional de la música, algunos encontrando trabajo en distintas profesiones y, además, mantenemos la ayuda hasta que funcionen por sí solos”, explicaban.

Secciones