Herrada se viste de rojo

12ª etapa | geniez se adjudica la etapa pero el español se convierte en el líder de la general

Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Barcelona - El ciclista francés Alexandre Geniez (AG2R La Mondiale) ganó ayer la duodécima etapa de la Vuelta a España, disputada entre Mondoñedo y el Faro de Estaca de Bares (Mañón) sobre 181,1 kilómetros, pero su compañero de fuga Jesús Herrada (Cofidis) se llevó el premio del maillot de líder por el gran retraso del pelotón principal.

El cruce de vientos y de aguas, con el Mar Cantábrico a un lado y el Oceáno Atlántico al otro, recibió a unos fugados que marcaron un alto ritmo por el escarpado terreno gallego, respetados por la lluvia que no hizo acto de presencia. Y ahí, el veterano Geniez, se hizo con la que es su tercera victoria de etapa en LaVuelta, tras ganar previamente en 2013 y 2016.

Dos minutos y medio después llegó un cansado Jesús Herrada a meta, tras su gran labor en solitario por intentar hacerse con un maillot rojo que defenderá a partir de este viernes, en el primero de los tres días de montaña donde se esperan los ataques de los aspirantes al triunfo final.

No pudo mantenerse el español en la cabeza de carrera, entrando decimosexto a 2:32 de Geniez, pero con una holgada diferencia de 9:07 sobre el pelotón de los favoritos, liderado por el Movistar Team de Alejandro Valverde y Nairo Quintana, y con el hasta hoy líder Simon Yates (Mitchelton-Scott) resignado a perderlo.

El equipo australiano permitió que la fuga cogiera más de 11 minutos de margen pese a la presencia de Herrada, una escapada iniciada bajo el protagonismo de Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida) --17º en meta--, y luego el trabajo, sólo en el tramo final, del Movistar Team no fue suficiente para enjuagar una distancia ya insalvable.

Así, Herrada se convierte en el primer español que lidera La Vuelta y cuenta ahora con 3:22 de margen sobre Yates y 3:23 sobre Valverde, que forman ahora el podio provisional de la general. Hoy llega de nuevo la montaña y ahí el manchego comprobará si tiene fuerzas para vestir de rojo por lo menos un día más. - Efe