a la contra

Efecto 'boomerang'

por Jorge Nagore - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 08:12h.

Por desgracia, el Ayuntamiento de Pamplona se ha convertido esta semana más en el plató de Mujeres y Hombres y viceversa que en un sitio mínimamente serio, con Asiron como diana y Berro, Eguino y Esporrín lanzándole dardos por su condición de hombre y por tanto - según las dos primeras - no válido para llevar Igualdad y por su, según Esporrín (PSN), "talante machista, porque no trata igual a los hombres que a las mujeres". Han tenido que pasar 40 años de democracia, 5 alcaldes hombres, 6 presidentes forales hombres y centenares de cargos públicos masculinos con mando en plaza para que una mujer haya acusado públicamente a uno de ellos de "machista". Ha sido Maite Esporrín a Asiron y, no sé, imagino que en este sorteo de muchas cuestiones que acaba siendo la vida a Asiron le ha tocado esa persona concreta en un momento concreto y ya está, dentro de lo posible hay que apencar con eso, respirar y ya.

Pero, no obstante, que te llamen machista no tiene que ser nada agradable, mucho menos cuando, como Esporrín mismo dice, es "una percepción", porque el machismo va unido a cosas muy graves, serias, truculentas y dolorosas, no es como que te llamen narciso, ególatra, trepa, insolidario, déspota o el 99% de los calificativos chungos. Pone en cuarentena toda tu identidad y tu quehacer diario en la vida durante décadas y, no solo eso, involucra a las mujeres con las que habitualmente te relaciones laboralmente y a las mujeres que forman tu vida personal y a las que quieres y te quieren, a quienes claramente alguien, otra mujer, les está diciendo que se relacionan con un hombre machista que no trata bien a las mujeres: es una patada en toda la boca, en definitiva, un zartako a mano abierta que, no sé yo, quizá habría que lanzar públicamente cuando se tengan pruebas y no percepciones, salvo que tengas la ética política y personal que se requiere para lanzar una bajeza de semejante calibre.

Secciones