Navarra ingresó 49,5 millones en impuesto de sucesiones y donaciones en 2017

Se tramitaron 22.339 expedientes, 44 correspondientes a sucesiones
La Cámara de Comptos considera que la gestión "es adecuada a la normativa aplicable"

EP - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 10:59h.

PAMPLONA. Elimpuesto de sucesiones y donaciones generó en 2017 en Navarra 22.339 expedientes con unos ingresos de 49,5 millones para la Hacienda Foral, de los que 44 corresponden a sucesiones.

Así viene recogido en un informe realizado por la Cámara de Comptos sobre la gestión del impuesto de sucesiones y donaciones en el que analiza la evolución del número de expedientes e ingresos presupuestarios, el procedimiento y el control de dicho impuesto por parte de la Hacienda Tributaria de Navarra.

En los últimos años, la recaudación por este impuesto se ha mantenido alrededor de los 50 millones, con la excepción de 2013 en el que se superaron los 90 millones por tres expedientes poco habituales de gran volumen económico.

La mayor parte corresponde a autoliquidaciones, es decir, las realizadas por el propio contribuyente. Existen también las liquidaciones efectuadas por la propia Hacienda Tributaria de Navarra tras la información presentada por el contribuyente, en el caso de las adquisiciones 'mortis causa'. En las sucesiones también se hacen liquidaciones a requerimiento de la Hacienda Foral, tras advertir que un contribuyente debía haber tributado y no lo ha hecho, ha explicado el órgano fiscalizador.

Por último, existe la posibilidad de que la Hacienda Foral actúe de oficio, tanto en sucesiones como en donaciones, cuando el contribuyente no declara y tiene información suficiente para obtener la cuota.

En su informe, Comptos opina que la gestión del impuesto de sucesiones y donaciones es "adecuada a la normativa aplicable y razonable teniendo en cuenta los medios personales e informáticos disponibles".

En cuanto a las actuaciones de control tributario realizadas, fundamentalmente sobre el importe declarado por los contribuyentes, la Cámara de Comptos ha constatado que entre 2013 y 2017 generaron unos ingresos presupuestarios de 7,4 millones. De esa cantidad reclamada por la Hacienda Tributaria, hasta ahora se ha cobrado el 94%.

La Cámara de Comptos, no obstante, propone reforzar el control de determinados aspectos, entre los que se cita la interconexión de las aplicaciones informáticas en la gestión de impuestos;automatizar las autoliquidaciones del impuesto para facilitar la presentación de la documentación necesaria;comprobar si todos los bienes han sido incluidos en las declaraciones y si sus valoraciones son adecuadas;y transmitir la información del impuesto de sucesiones y donaciones a los responsables de otros impuestos de la Hacienda Tributaria Foral y de otras comunidades.

El impuesto de sucesiones y donaciones es un tributo gestionado también por las comunidades de régimen común, puesto que dicha gestión está cedida por el Estado. A este respeto, Comptos señala que "los tipos de gravamen, deducciones, bonificaciones y exenciones varían significativamente entre comunidades autónomas, por lo que las cuotas tributarias también son muy diferentes".

Así, basándose en un estudio realizado por el Registro de Economistas y Asesores fiscales, y sobre el ejemplo de una persona soltera que hereda bienes de su padre por valor 800.000 euros, Comptos indica que Navarra estaría en sexto lugar respecto al conjunto de comunidades autónomas, con una cuota de 17.000 euros. En el caso de que esta cantidad fuera una donación, la Comunidad foral se situaría "en los lugares bajos de la tabla", con una cuota de 16.000 euros.