Los ginecólogos Elisa Sesma, Pablo Sánchez-Valverde y Mari Cruz Landa reciben el Pañuelo de Pamplona

El galardón reconoce el trabajo de los tres profesionales ligado al Centro de información y planificación sexual Andraize

noticiasdenavarra.com - Viernes, 7 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 12:54h.

PAMPLONA. El alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, ha hecho entrega esta mañana del Pañuelo de Pamplona-Iruñeko Zapia a Elisa Sesma, Pablo Sánchez-Valverde y Mari Cruz Landa, médicos especializados en ginecología con más de treinta años de experiencia en la sanidad pública, muchos de ellos en el Centro de información y planificación sexual Andraize. De esta manera se unen a Paulina Fernández, propietaria de la Churrería La Mañueta, y a al periodista y escritor Javier Pagola galardonados en las dos primeras ediciones. La entrega de este reconocimiento se incluye dentro de los actos conmemorativos del Privilegio de la Unión. Las tres personas homenajeadas han recibido pañuelos con el escudo de la ciudad bordado y una escultura de la alegoría de la Unión de los Burgos. Con este galardón se ha querido agradecer su liderazgo, buen hacer y activimismo, y su implicación en la promoción y defensa de los derechos en materia de salud sexual y de las mujeres.

Candidaturas presentadas durante el mes de agosto

El Ayuntamiento de Pamplona abrió durante el mes de agosto el plazo de presentación de candidaturas para la concesión del Pañuelo de Pamplona-Iruñeko Zapia. Las candidaturas podían ser presentadas por el alcalde, un tercio de miembros de la Corporación, 10 entidades o 500 solicitantes particulares. La propuesta de Elisa Sesma, Pablo Sánchez-Valverde y Mari Cruz Landa fue aprobada por mayoría en Junta de Portavoces y ratificada ayer en el Pleno. Pablo Sánchez-Valverde, jubilado en la actualidad, trabajó en el centro Andraize durante toda su trayectoria profesional siendo coordinador del mismo y poniendo en marcha diversos programas de promoción y defensa de los derechos de la salud sexual y reproductiva. Elisa Sesma es en estos momentos responsable de la Sección Asistencial de la Sección de Salud Sexual y Reproductiva del Área de Pamplona en el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra y Mari Cruz Landa ejerce como doctora en el Servicio Navarro de Salud.

En el texto que acompañaba la propuesta de concesión se destacaba que su trayectoria profesional ha estado ligada al Centro de información y planificación sexual Andraize, un verdadero referente a nivel estatal en la materia. Creado en 1978 por el impulso ciudadano, y de forma particular del movimiento feminista, Andraize respondía a las necesidades de una nueva sociedad en la que las mujeres empezaban a demandar derechos y servicios en materia de planificación familiar y educación sexual a nivel sanitario y social. Desde sus inicios, ligados al Ayuntamiento de Pamplona como patrono del mismo, y tras incorporarse a Osasunbidea en 1989, este centro ha sido pionero en educación sexual dirigida a un sector tan vulnerable como el de las y los adolescentes.

El documento también señalaba que la labor profesional y el activismo por la educación sexual y reproductiva de Elisa Sesma, Pablo Sánchez-Valverde y Mari Cruz Landa se vio afectada en 1987 por una querella criminal presentada contra ellos por el grupo de ultraderecha Acción Familiar por haber practicado el primer aborto legal en la sanidad pública Navarra. A pesar de que todas las personas demandadas fueron absueltas en 1990, la presión de estos grupos ultra conservadores y el juicio paralelo llevado a cabo fueron de gran virulencia.

Distinción honorífica que alcanza su tercera edición

El Pañuelo de Pamplona-Iruñeko Zapia aparece entre las distinciones recogidas en el ‘Reglamento de protocolo, ceremonial, honores y distinciones del Ayuntamiento de Pamplona’ junto con la Medalla de Oro de Pamplona, el título de Hijo/a Predilecto/a y título de Hijo/a Adoptivo/a o la dedicación de calles, plazas y monumentos. El pañuelo es, tal y como recoge el reglamento, “una distinción honorífica que tiene por objeto premiar a las personas, físicas o jurídicas, y entidades que por razón de su labor diaria, trayectoria personal o profesional, hayan contribuido de forma activa y notoria a la consolidación de la proyección de la ciudad de Pamplona en sus diferentes vertientes, su historia y su cultura o que hayan destacado por haber realizado una contribución excepcional a las artes o las ciencias”.

En 2016, primer año del galardón, fue reconocida Paulina Fernández, propietaria de la Churrería La Mañueta. De esta manera, el Consistorio quiso reconocer una figura referente en la ciudad por su legado gastronómico-cultural y por su tesón para impulsar y proteger el ‘comercio familiar de toda la vida’. Paulina Fernández nació el 24 de octubre 1922. Es autora de dos publicaciones. La Churrería La Mañueta fue fundada el 13 de diciembre de 1872 por Juan Fernández Calero, abuelo de Paulina Fernández, y ha mantenido desde entonces la misma elaboración artesanal. Abre durante las fiestas de San Fermín de 7 al 14 de julio y los domingos de octubre. Ha sido durante décadas punto de encuentro de miles de personas y un espacio referencial de interés social. Es una de las churrerías estatales más antiguas y que ha sabido mantener la tradición artesanal que ha pasado de generación en generación.

El segundo Pañuelo de Pamplona-Iruñeko Zapia recayó en Javier Pagola por una trayectoria diversa, extensa y marcada por un denominador común: el servicio a la ciudadanía, y de manera especial a la ciudadanía de Pamplona, realizada de manera desinteresada y con vocación de servicio público. Periodista y escritor, buena parte de su trayectoria profesional ha estado ligada a la radio y la información local desde los micrófonos de Radio Pamplona Cadena Ser. La vocación de servicio de Javier Pagola continuó a partir del año 2000 ayudando a las personas que más lo necesitaban. Fue director de comunicación de la Organización de Cooperación Medicus Mundi y ha contribuido, además, a dinamizar proyectos e iniciativas sociales como las Aulas de la Tercera Edad y el Foro Gogoa. Las cuestiones del ámbito social y las relacionadas con Navarra han centrado buena parte de los contenidos de sus publicaciones.