Debut con derrota

Leo Renaud se eleva ante la defensa del Helvetia Anaitasuna en el partido de ayer. (Foto: Iker Azurmendi)

Balonmano | el Helvetia Anaitasuna cae en Artaleku;El nuevo fichaje del Bidasoa, el francés Rudy Seri, desnivela el igualado partido con sus ocho goles en lanzamiento exterior

Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Bidasoa Irun 26

Helvetia 24

BIDASOA IRUN Rangel, (1) Kauldi (5), Leo Renaud, Azkue (6, 1p), Rodrigo Salinas (3), Esteban Salinas (1), Crowley -siete inicial-, Gómez, Aldaba, Zabala, Tesoriere (1), Seri (8), Barthe (1).

HELVETIA ANAITASUNA Bols, Etxeberria (1), Vaquer (3), Krsmancic (4, 1p), Bazán, Nantes (6), Barricart (1) -siete inicial-, Salazar, Ugarte (3), Goñi, Borja Méndez (1), Ceretta (1), Gastón (3, 2 de penalti) Pujol, Meoki (1).

Marcador cada cinco minutos: 1-2, 3-5, 3-6, 4-6, 6-8, 8-10;9-11, 12-14, 16-16, 19-19, 23-20 y 26-24.

Pabellón Artaleku. 1.300 espectadores, con ruidosa presencia de aficionados navarros.

Irun - El Helvetia Anaitasuna debutó con derrota en la Liga Asobal en un intenso encuentro que se decantó por el lanzamiento exterior del nuevo fichaje del equipo de Irun, el lateral francés Rudy Seri, autor de ocho goles.

El Helvetiva dominó la primera mitad, con un juego fluido y una portería enorme que hacía de noche los ataques de un equipo local desesperado, que se quedaría en una cifra insólita de solo ocho tantos al descanso.

Ambos equipos se habían enfrentado hace escasos días en un torneo de Egia, que se llevó el Bidasoa con solvencia, pero parece que los de Pamplona se habían guardado algunos ases en la manga para el inicio de liga, porque desde el inicio dieron una imagen de solvencia y firmeza defensiva notable que maniató a los de Irun.

El 1-4 en los primeros compases del encuentro ya le daría qué pensar al entrenador del Bidasoa Jacobo Cuétara, que pidió tiempo muerto porque no había defensa y Helvetia campaba a sus anchas por la pista de Artaleku, con el brasileño Nantes entonado haciendo daño casi en cada ataque.

Las cosas no variaron ni en el final del primer tiempo ni el inicio del segundo, Anaitasuna llevaba la iniciativa pero los amarillos llevaban un cañón con el brazo del galo Seri, que encontró una vía de agua para acortar diferencias (11-12).

El 16-15 mediada esta segunda mitad aclaró las cosas para el Bidasoa, levantó a la afición y Anaitasuna empezó a tener dudas después de haber mandado siempre en el marcador, al tiempo que los fronterizos comenzaban a sacar su mejor juego y se colocaban dos arriba con un gol de portería a portería del guardameta Rangel.

Parecía el camino allanado para un triunfo local, pero el Anaitasuna no había dicho su última palabra;endosó un 0-3 de parcial para abocar el encuentro a un final impredecible, y meter el miedo en el cuerpo de la animosa afición amarilla.

Los instantes finales registraron un duelo de artilleros entre el local Seri y el brasileño Nantes, el choque se iba a decidir por los detalles y estos entregaron la victoria al Bidasoa, con la contribución final del portero Ragel, tras sudar tinta para poder doblegar a un potente Anaitasuna que vendió cara su derrota. - D.N.

Secciones