“No me lo creo, no me lo creo, no me lo creo”

EUFORIA | ÓSCAR Rodríguez fue el más sorprendido con su victoria en la cumbre de La Camperona

Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

La Camperona (León) - El navarro Óscar Rodríguez (Euskadi-Murias) no paró de repetir “no me lo creo, no me lo creo, no me lo creo” tras ganar la etapa de ayer.

Tras estar unos minutos sin resuello después de llegar primero a un puerto de la entidad del de La Camperona, el navarro aseguraba que “no pensaba que podía ganar”.

“No me lo creo, no me lo creo, no me lo creo”, no paraba de decir en la meta el de Burlada, que confesó no pensar “en nada” al pasar la meta, “porque no me lo creo”.

“Ha sido la gran victoria de mi vida, un momento único que no me lo creo. No pensaba que podía ganar una etapa en la Vuelta y menos ésta tan complicada. Me he acordado nada más llegar de mi novia, que la oía gritarme en la carretera. También de mi familia, del equipo, de mis exequipos, de todo el mundo”, afirmó.

Rodríguez admitió que no tenía grandes esperanzas de ganar la etapa cuando entró en la fuga buena. “Le había echado el ojo a esta etapa, pero tampoco puedo decir que la tenía como objetivo. Para ganar hay que estar en la fuga y aunque lo intentes muchos días no consigues entrar. Hoy (por ayer) ha salido bien la jugada de coger la escapada y de ganar”.

Sobre el desenlace de la etapa, comentó: “Cuando he visto atacar a Majka y al otro (Dylan Teuns), he pensado que iba a poder seguirles a ese ritmo y no he hecho nada por seguirles. Pero luego, poco a poco, he visto que les iba recortando distancia. Cuando he pasado a su lado he visto que los dos tenían mala cara, y que yo podía ir más rápido, les he pasado y he visto que ganaba”.

Oscar Rodríguez contó “una anécdota” que le ocurrió en una etapa de la Vuelta a Castilla y León con final precisamente en La Camperona. “Me caí, me di un trompazo y me rompí la cara. Esto ha sido el destino”, se felicitó el del Euskadi-Murias.

Odriozola, : Jon Odriozola, director del Euskadi Murias, se mostró muy emocionado tras el triunfo de Óscar Rodríguez y afirmó: “A veces los sueños se cumplen. Es increíble lo que estamos consiguiendo en nuestra primera Vuelta. Hemos demostrado que somos un equipo con alma, talento y personalidad. En el coche estábamos llorando todos. Eso se vive solo una vez en la vida. Yo no conseguí una victoria así como ciclista. Estoy muy feliz. Si me tuviera que ir ahora mismo a casa lo haría tan contento”.

Odriozola recordó los malos momentos recientes del ciclista navarro de 23 años que tocó el cielo con las manos en la cima leonesa. “Óscar ha tenido dos temporadas muy complicadas con caídas, pero en esta Vuelta se ha presentado a tope y ha podido sacar su talento. Va para estrella, ya es una estrella y seguirá trabajando para llegar alto. Para él y para el equipo es un sueño cumplido. Es normal que ahora tenga ofertas, pero el año que viene seguirá con nosotros”,

Una victoria tan emocionante como sorprendente, ya que la idea era estar entre los primeros y luchar con los grandes del pelotón. “Pensamos que podría estar entre los cinco primeros, pero ganar a estos grandes corredores no lo teníamos tan claro. Óscar tiene un talento increíble. Le teníamos guardado para esta etapa, ya que se adaptaba bien a sus características, guardó fuerzas y hemos logrado una compensación que pocas veces se sueña”.

Un triunfo que servirá para impulsar un proyecto de equipo que sueña con altas cotas en el pelotón internacional. “Nos estamos dedicando en cuerpo y alma a este proyecto y Oscar tiene contrato con nosotros. Tenemos otros corredores como Samitier y Barceló. Tenemos un proyecto de futuro muy grande”. - Efe