Aznárez constata que el Gobierno de coalición "funciona"y potencia los derechos sociales

La presidenta del Parlamento de Navarra niega desunión en el cuatripartito y espera que se reedite tras las elecciones de 2019

EFE - Sábado, 8 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 12:06h.

PAMPLONA. La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, ha negado que exista "desunión" en el cuatripartito que sustenta al Gobierno, como denuncia la oposición, y ha confiado en que esta fórmula de colaboración entre Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E se reedite tras las elecciones de 2019.

Aznárez, en una entrevista con Efe, ha recordado que "a la semana y media de comenzar esta legislatura ya había augurios de que esto no iba a llegar ni a las uvas de 2015", pero "estamos en septiembre de 2018 y seguimos con el compromiso" adoptado entre las cuatro fuerzas, incluida Podemos, de la que forma parte.

"Si nos comprometemos para una legislatura para cuatro años, las fotografías y las firmas hay que llevarlas a cabo, por que, si no, sería un fraude democrático", ha declarado la presidenta de la Cámara, que ha apuntado que los cuatro socios eran conscientes de que existían desacuerdos, pero eso, ha insistido, no significa "desunión".

En ese sentido, ha considerado necesario transmitir a los ciudadanos que apoyaron en 2015 ese acuerdo un mensaje "super-esperanzador", porque el Gobierno de coalición "ha funcionado" en Navarra. "Del augurio aquel de la oposición de que enseguida nos íbamos a diluir hemos pasado a tener tres presupuestos generales aprobados", ha afirmado.

Tras subrayar que entre las cuatro fuerzas "hemos puesto nuevamente a Navarra en el mapa estatal y europeo", Aznárez ha señalado que también se debe hacer autocrítica, porque, aunque los niveles de pobreza han disminuido, hay todavía personas en situación de pobreza severa, y en empleo los índices de agosto "no son tan favorables como otros años".

"Hay que ser autocríticos, pero no transmitir a la gente alarmas innecesarias", ha manifestado.

Aznárez ha rechazado las duras críticas de la oposición a la acción de gobierno argumentando que, "cuando estás cuarenta años gobernando, pasar a la oposición es duro, la travesía del desierto es dura y no quieres mas que pasen cuatro años, y cuantas más alertas y alarmas trasciendan de que esto es un desgobierno, mejor".

El "tripartito de la oposición", ha aseverado, "ha querido desde el primer momento que este Gobierno fracasara y no ha sido así;por lo tanto, tienen que esperar a las próximas elecciones, en mayo de 2019, para que la ciudadanía diga mediante su voto democrático si ha valido la pena o no" este Gobierno de coalición.

En relación a la postura favorable del PSN a gobernar con Geroa Bai tras las próximas elecciones, ha asegurado que le preocupa "que comiencen ya a discriminar opciones o partidos políticos. Discriminar el PSN a Bildu para un posible Gobierno no sé si es todavía prematuro".

La presidenta del Parlamento ha considerado que el PSN debe comprender que "este cuatripartito es fuerte y tiene ganas de volver a ser capaz de sostener un Gobierno" en 2019. "Yo estoy segura de que va a ser posible reeditar el cuatripartito, porque sinceramente creo que lo hemos hecho muy bien", ha resaltado.

Aznárez ha hecho al respecto un balance "positivo" de la legislatura y ha indicado que, cuando fue nombrada presidenta, propuso una hoja de ruta "que tratase de acercar más todavía el Parlamento a cada navarra y cada navarro", porque el Legislativo "es todavía el gran desconocido" entre las instituciones forales.

Ese plan de trabajo, ha dicho, se ha ido desarrollando mediante las mesas y juntas itinerantes, la utilización del atrio del Parlamento para exposiciones y actos culturales, y el uso del salón de plenos para debatir temas de interés general, más allá de la actividad parlamentaria.

Además, ha mostrado su satisfacción por la actividad legislativa, porque "se han aprobado leyes que han ensanchado y han garantizado unos derechos sociales, culturales y políticos", como la Ley de Vivienda o la de Renta Garantizada, que han hecho que "la desigualdad con la que comenzamos esta legislatura vaya poco a poco dando paso a una sociedad más igualitaria".

Entre las tareas pendientes, se ha referido a la reforma del reglamento de la Cámara para "adaptarlo a las nuevas realidades de la inmediatez de la política y la información" en la sociedad actual. Al respecto, ha abogado por agilizar los plenos, porque "parece que pertenecen a otra época;es un sistema decimonónico que habría que resolver", por ejemplo reduciendo los tiempos, aunque ha apuntado que es necesario el consenso de la Junta de Portavoces.

También ha valorado que, por primera vez, el Parlamento de Navarra tenga más escaños ocupados por mujeres (26) que por hombres (24): "Las mujeres somos más del 50 % de la ciudadanía y nos merecemos la mitad de la tierra, del aire y de la política".