La vicepresidenta sostiene que “se agotará la legislatura”. Sánchez saca pecho y se muestra convencido de que su Gobierno “hace lo que dice”

El presidente asegura que el Ejecutivo “está haciendo posible el cambio”

I. Fradua - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sacó ayer pecho por los logros cosechados durante los 100 primeros días al frente del Gobierno español. En un vídeo colgado en la red social Twitter hizo balance afirmando que asumieron el reto de encabezar el “cambio social” que el Estado necesitaba tras desalojar al PP de Mariano Rajoy en una inédita moción de censura. A juicio de Sánchez, que obvió algunas de las rectificaciones que han protagonizado miembros de su Ejecutivo, y que les llevarán a la reprobación parlamentaria por parte de la oposición, “este es un Gobierno que hace lo que dice”. Han sido cien días “intensos y apasionantes donde estamos haciendo posible el cambio”, según agregó.

Sánchez recordó que accedió al cargo formando un Ejecutivo “feminista, europeísta y social”, que de inicio estuvo sostenido por el apoyo de Unidos Podemos y los partidos nacionalistas catalanes y vascos a su ascenso al poder por los exiguos 84 miembros con los que el PSOE maniobra en el Congreso. “Este es un Gobierno que hace lo que dice: dijimos que íbamos a ser un Gobierno feminista y hoy España es el primer país del mundo con más mujeres en el Consejo de Ministros”, profundizó. Además de las medidas encaminadas a reforzar el Pacto de Estado contra la violencia de género, el líder socialista afirmó que también están sentando las bases para establecer políticas ecológicas. “Dijimos que íbamos a ser un gobierno ecologista y antes de que finalice el año vamos a presentar no solamente un plan estratégico de transición ecológica sino que también vamos a aprobar una ley de lucha contra el cambio climático”. “Dijimos que íbamos a ser europeístas y no solo estamos dando un enfoque europeo y también respetuoso con los derechos humanos en la política migratoria, sino que España está liderando el crecimiento económico en el conjunto de la zona euro”, aseveró el presidente español para, por último, sostener que la política social ha sido otro de los ejes de su acción gubernativa, “porque no solamente hay que crecer sino que llegar al conjunto de las capas sociales de nuestro país”.

Sin mentar en ningún momento a las dificultades que se enfrentará en gobierno socialista para aprobar sus Presupuestos Generales del Estado en primavera -aún habiendo conseguido el beneplácito de Unidos Podemos a cambio de modificaciones de calado en materia fiscal, memoria histórica, educación o vivienda-, Sánchez aspira a “seguir consolidando el crecimiento económico, haciendo una apuesta por la reindustrialización de nuestro país y por la ciencia y por la innovación y, por supuesto, también por redistribuir el crecimiento. Si se crece y no se reparte ese crecimiento no vale para el conjunto de la mayoría ciudadana de nuestro país”. El Estado del bienestar es otro objetivo, por el que el Gobierno se apresta a realizar “una apuesta decidida por la educación, por la formación profesional, por nuestras universidades, y también seguir ensanchando nuestro espacio de derechos y libertades en nuestro país”.

controversias El presidente, por el contrario, no realizó valoración alguna de algunas de las patatas calientes con las que ha tenido que lidiar estos tres últimos meses. Tender puentes al entendimiento con el soberanismo catalán, el viraje en la defensa del juez Llarena por la demanda en Bélgica de Puigdemonts o la exhumación de los restos de Franco y el futuro del Valle de los Caídos han sido recurrentes.