El 21 “salta la banca” en etxalar

El puesto de palomas que salía en 1.670 multiplica el 525 por 100 su valor y llega a los 8.770 euros La recaudación municipal en la tradicional subasta totaliza los 38.435 euros a la espera del sexteo

Lander Santamaría Juan Mari Ondikol - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

etxalar - Al borde de la campana y cuando ya casi se daba por saldada la subasta de palomeras de Etxalar, el turno del último puesto, el número 21 que salía inicialmente en 1.670 euros y tiene una consideración muy relativa entre los cazadores, hizo saltar la banca al multiplicar su valor ¡...el 525 por 100! La puja subió a los 8.770 euros y contribuyó a que la recaudación total del Ayuntamiento de Etxalar fuera de 38.435 euros por los 34.465 euros previstos, a pesar de quedar seis puestos desiertos.

El “pique” entre dos cuadrillas ayudó a hacer histórica la subasta que hasta entonces había discurrido con tranquilidad, con excepción de dos puestos, los números 10 y 12 por los que se pagaron 1.510 y 850 euros más de los 2.245 y 1.670 euros de su precio de salida, o sea 3.755 y 2.520 euros.

De los 21 puestos que formaban la subasta, doce se adjudicaron por su tasación inicial sin puja ninguna (el 8 y el 11, los más cotizados en 3.290 euros), tres por las cantidades anteriormente citadas y seis que quedaron desiertos por falta de pujadores. El número 9 se quedó en 2.245 euros, y los números 3, 5 y 7 en los 2.225 euros de salida, igual que el 4 y el 6 (por 1.730 euros cada uno) y el 1, el 2, el 15 y el 16 adjudicados por su precio de origen, 925 euros.

En general, según tendencia que se viene repitiendo en los últimos años, se respetaron escrupulosa y caballerosamente los intereses de las cuadrillas adjudicatarias. La salvedad, como se indica, estuvo en el hiperdeseado puesto número 21, cuando se desató el “picadillo” por un espacio que los cazadores consideran “de malviz” por ser la especie más habitual que se caza (si bien han registrado aceptable pasa de palomas las últimas temporadas) y pasará a los anales de la localidad por la cantidad alcanzada, la mayor que se recuerda. Se trata de un seto cómodo, de fácil acceso, cercano a la antigua aduana y con servicio de hostelería muy próximo, lo que contribuye a hacerlo apetecible en días de nula migración de palomas.

Todas las adjudicaciones son provisionales y quedan sometidas al sexteo (subasta definitiva en seis días, el próximo viernes y con un incremento mínimo de una sexta parte), al que se sumarán los seis puestos que han quedado desiertos. A los precios finales hay que sumar el 23% de impuestos varios, y al rico anecdotario palomero local el insólito estallido de pujas al finalizar la subasta, para satisfacción del Ayuntamiento de Etxalar por la recaudación.