Sánchez se da de plazo el 2030 para cumplir LOS objetivos

Pedro Sánchez, durante el acto de ayer. (Foto: Efe)

El presidente asegura que su Gobierno acabará la legislatura El Ejecutivo promete un nuevo plan para impulsar el empleo juvenil

Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Si cabía alguna duda de las intenciones de Pedro Sánchez en el poder, ayer lo confirmó el mismo: agotará la legislatura. El líder socialista dijo -en su primer acto político con el partido desde que llegó a Moncloa- que en estos dos años que restan hasta las elecciones generales aspira a sentar las bases de las grandes transformaciones de España. Para lograr los objetivos se marca un plazo de doce años, hasta 2030. “Ese es nuestro horizonte”, añadió. Sánchez no se conforma e indicó que aspira a liderar el Gobierno español durante este plazo de doce años. Además, defendió de nuevo a ultranza su llegada al poder asegurando que su Ejecutivo “no es un mero accidente”.

El presidente lanzó el mensaje en el acto que los socialistas organizaron en Oviedo coincidiendo con los cien primeros días del PSOE en el poder. Sánchez escogió Asturias, cuya federación se encuentra entre las más fieles con el líder socialista, para incidir en su proyecto de impulsar un plan de lucha contra el desempleo juvenil en un acto al que asistieron más de un millas de militantes y simpatizantes del partido. Entre ellos, el presidente del Principado, Javier Fernández, que encabezó la gestora que sucedió a Sánchez desde su renuncia en el comité federal del PSOE del 1 de octubre de 2016 hasta su reelección como secretario general por la militancia en primarias ocho meses después con más de la mitad de los votos.

promesas Sánchez insistió en que su objetivo “es la justicia social” y se comprometió a continuar su labor con “coherencia, diálogo, realismo y ambición”. Para esa transformación citó cinco ejes: educación, empleo, sanidad, medio ambiente y pensiones. Respecto a este último eje ha dicho que su Gobierno debe dedicarse a resolver el “agujero” que ha dejado el Ejecutivo anterior en la Seguridad Social. “Hay mucha gente que quiere que hagamos todo en dos años”, dijo Sánchez al tiempo que reconocía la falta de mayoría suficiente para adoptar decisiones como la derogación de la reforma laboral y aprobar un nuevo modelo de financiación. No obstante, sí ha dicho que hay mayoría para eliminar muchos de los aspectos más lesivos de la reforma laboral y para mejorar la financiación autonómica.

El socialista prometió, y lo hizo en todas las materias posibles. Se mostró convencido de que “el crecimiento económico va a ser robusto en los próximos meses y se va a crear empleo con intensidad”. Prometió reducir el paro y la brecha salarial, fomentar el empleo de calidad y potenciar políticas activas de empleo desde la digitalización. Con motivo de la vuelta al cole, prometió revertir los recortes en educación, potenciar el inglés y la digitalización del sistema escolar o mejorar la ratio de profesores por alumnos -esta última, exigencia de Podemos-.

Siguió prometiendo, esta vez una sanidad “digna y equitativa”, como “joya de la corona del Estado del Bienestar junto a la educación”;el compromiso con el medio ambiente para ofrecer a las generaciones futuras un planeta habitable;y la revalorización de las pensiones respecto al IPC, así como resolver el “agujero de la derecha en las cuentas de la Seguridad Social”. Prometió también a los jubilados, adelantando que el próximo proyecto de Presupuestos Generales del Estado garantizará el poder adquisitivo de estos.

Poco se atrevió a decir sobre los logros de estos cien días. Pasó de puntillas por temas como el impulso al Pacto de Estado contra la Violencia de Género, la recuperación de la universalidad de la sanidad pública, una política migratoria con “derechos humanos” -olvidando las devoluciones a traición de migrantes a Marruecos- o medidas de “urgencia democrática” como la exhumación del cadáver del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos. Se centró en definir la síntesis de la acción de su Ejecutivo: “la justicia social” e insistir en que tras “estos 100 días, el cambio empieza a ser una realidad”.

“Continua rectificación” Las palabras de Sánchez no tardaron en encontrar respuesta en su oposición del PP. El secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, acusó al presidente de utilizar 50 días para “contentar” a sus socios de moción y otros 50 “para rectificar las decisiones que él mismo tomaba”. Para el popular, “rectificar es de sabios cuando se hace una vez, pero es de incompetentes cuando se hace continuamente”. Criticó la intención del socialista de agotar la legislatura porque para él, lo que ha hecho es “agotar la paciencia de todos los españoles”. En este sentido, aseguró que los españoles “están agotados” de ver a un Gobierno que “no tiene proyecto ni futuro”.

El último dardo que lanzó fue el desconocimiento de los miembros del gabinete de Sánchez asegurando que los españoles “no podrían nombrar ni a cinco de ellos o sus acciones más relevantes. - D.N.

Secciones