Cirauqui viste su uva de fiesta

LA localidad desveló a vecinos y visitantes los secretos de la vitivinicultura en el Día del Vino

Un reportaje y fotografías de Julen Azcona - Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

De la tierra a la botella, todos los secretos que guarda Cirauqui en su larga tradición vitivinícola se desvelaron ayer en la cuarta edición del Día del Vino. Música, juegos y diversas actividades llenaron de vida cada rincón del municipio, para el disfrute tanto de vecinos como de visitantes, y también del largo número de peregrinos que se toparon con la fiesta en su parada del Camino de Santiago.

La jornada dio el pistoletazo de salida a las 10.30 horas en la plaza del Ayuntamiento con el pregón de Oscar Rubio, responsable del servicio de Residuos y Medio Ambiente de la Mancomunidad de Valdizarbe. A continuación, Cirauqui abrió las puertas de las bodegas Cooperativa San Cristóbal e Iturdaki, las que actualmente producen el vino de la localidad, y también las de Casa Zerio, Casa Apellániz y Casa Juan Apesteguía, antiguas bodegas en desuso que ayer se mostraron al público.

Desde la organización destacaron la importancia de que una jornada así se desarrolle en la localidad y con la colaboración de vecinos y entes locales. “Se implica mucha gente del pueblo”, aseguró Oihane Delgado, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Cirauqui. “Gracias a ello podemos sacarlo adelante porque se necesita mucha mano”. Por su parte, Francisco Javier Sánchez de Muniain, presidente de la cooperativa San Cristóbal, afirmó que este se trata de “una jornada muy animada;la gente está muy a gusto” y añadió que el objetivo es “promocionar el vino y el pueblo, que es precioso, de manera lúdica”.

La plaza del Ayuntamiento acogió un mercado de artesanía y una muestra de las diferentes uvas cultivadas en Cirauqui. En el espacio junto a la cooperativa, los más pequeños pudieron disfrutar de hinchables y de un taller donde pudieron elaborar el mosto con los pies.

El experto en vinos Migueltxo Goñi realizó varias catas guiadas en algunas de las bodegas del municipio, como en Iturdaki, cuya uva garnacha viene de algunas de las cepas más viejas de Navarra, datadas del 1924, según explicó la familia Iturgaiz-Dallo. “Nuestra elaboración es ecológica y artesanal y todos los movimientos durante el proceso se basan en la gravedad”, detalló.