espacio de encuentro social y cultural

Un espacio innovador para trabajar y cocinar

Ana Nagore y María Arguiñano posan sonrientes e ilusionadas en la cocina del nuevo gastroespacio. (PATXI CASCANTE)

Espacios Medialuna se inaugura este viernes en la avenida Baja Navarra. Alquilan salas a profesionales y dan cabida a artistas y ONG

Ana Ibarra | Patxi Cascante - Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Espacios Medialuna es un proyecto que nace de la inquietud de sus promotoras, Ana Nagore y María Arguiñano, por crear un espacio de encuentro social y cultural, pero también para promover el autoempleo a modo de coworking. ¿Cómo lo hacen? Principalmente abriendo las puertas de un local de casi 500 metros a multitud de actividades. Alquilan salas, es un proyecto lucrativo, pero no es un negocio al uso. En el llamado gastroespacio (34-36 de la avenida Baja Navarra) también tienen cabida asociaciones altruistas a la vez que se promociona a nuevos artistas. El proyecto es tan ambicioso como abierto y polivalente. Parte de los espacios son despachos que se alquilan para diferentes actividades profesionales, con alquileres tanto anuales como por días y horas. Otras salas se usan para actividades no lucrativas colaborando con la asociación Punto de Encuentro del Valle de Egüés, a la que ambas fundadoras pertenecen, y donde se ofrecen talleres de pintura, lectura, manualidades. “Alquilamos los espacios a todo tipo de propuestas”, dicen. Los filtros son más éticos: “Nuestro objetivo es trabajar en un ambiente agradable donde haya variedad, pluralidad, respeto, diversión, pero sobre todo seriedad y profesionalidad”. El corte, en definitiva, es tener una propuesta “interesante, original, creativa y positiva”. El innovador espacio se inaugura este viernes por la tarde, a las 19.30 horas, con una degustación para las personas invitadas. El centro también aprovecha su entrada como galería alternativa que, de hecho, acoge desde este jueves una exposición de Aritz Sola, un joven fotógrafo freelance, especializado en espectáculos en vivo como festivales y conciertos. “No cobramos a quien expone pero se pide una aportación para una ONG que elijamos”, indican.

El centro ya está abierto. Desde el pasado mes de febrero ya se realizan actividades de yoga, pilates, chikun, talleres formativos de crecimiento personal, mingfulness (para reducir estrés y ansiedad), meditación, de fotografía -tanto de iniciación como nivel avanzado-... Los monitores que alquilan parte del local (por días y horas) ofrecen a su vez estos cursos al público en general.

María es empresaria y, a la sazón, directora de la asociación de voluntariado Punto de Encuentro que trabaja en tareas de acompañamiento de personas enfermas o vulnerables. Su socia Ana, trabajadora social, proviene de Itxaropen Gune, asociación que atiende, en especial, a mujeres inmigrantes y a aquellas abocadas al ejercicio de la prostitución. “Teníamos claro que el espíritu del proyecto era trabajar desde esa sensibilidad. Vamos a alquilar los despachos a profesionales que lo demanden pero no va a tener cabida ningún negocio especulativo”, asegura Ana. Tampoco encajan eventos tipo bodas o despedidas de solter@. “Sí acogerá una comida de negocios si hay una empresa que busca más intimidad que un hotel o determinados eventos festivos de grupos”, aclaran.

El local está compuesto por una entrada diáfana de 70 metros, preparada para exposiciones y otros posibles eventos, nueve despachos de diferentes medidas, dos salas de 20 y 50 metros, y una cocina equipada. Todos los espacios están dotados de Wifi y tomas de internet por cable, sistema de calefacción y frío radial. Las salas, con estanterías y mobiliario de oficina, baños adaptados en la entrada, dos más en la parte baja y otro junto al vestuario en la parte alta.

La cocina (35 m2) les hace especial ilusión porque da mucho juego y calidez al proyecto. “Podemos organizar desde talleres de cocina para la ONG hasta ofrecer una comida para grupos que aprenden idiomas o realizan otra actividad, o como apoyo para los profesionales que alquilan las salas y quieren organizar una comida”, señalan.

“Estamos enfrente de la marquesina de la parada de villavesas de la Baja Navarra. La gente nos ve y creemos que es una zona de Pamplona que se puede dinamizar”, admite Ana. En la web espaciosmedialuna.com están publicadas las tarifas de los alquileres y todas las actividades. Innovación y creatividad no les falta.

Secciones