histórica diada de catalunya histórica diada de catalunya

Éxito del soberanismo, pinchazo del unionismo

La izquierda independentista presiona a Torra y le avisa de que quiere la República y no un Estatut
Ciudadanos reúne a menos de 150 personas en un acto en defensa del autonomismo

Miércoles, 12 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

pamplona - Al millón de personas que participaron en la manifestación convocada por la ANC, se sumaron en defensa de la república catalana los convocados por la izquierda independentista, que un acto alternativo advirtió al presidente de la Generalitat, Quim Torra, de que no comparte la propuesta del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de un referéndum sobre la autonomía: “No queremos otro referéndum para votar más autonomismo, no queremos un Estatut, queremos la independencia para cambiarlo todo”.

Lo dijo la representante de Endavant Bàrbara Roch en el acto que la izquierda anticapitalista organiza tradicionalmente por la Diada en Barcelona y que comienza con una manifestación que culminó a última hora de la tarde en la plaza Comercial, ante el Born, donde se congregaron al menos 3.000 personas. En el acto, en que también intervinieron miembros de la CUP, Arran y la Coordinadora Obrera Sindical (COS), Roch reprochó al anterior Govern, que presidía Carles Puigdemont, alegando que, tras aprobarse la República en el Parlament, “renunció a implementarla y se resignó al 155” y a la intervención de la autonomía. “Ni tras constituirse el nuevo Govern, ni el Parlament ni el Govern han demostrado querer ser soberanos”, criticó, y aseguró que el 1-O fue posible por la movilización popular, que reivindicó frente a los pactos políticos.

La portavoz de Arran Mar Ampurdanès también apeló al poder de las movilizaciones y aseguró que el movimiento soberanista fue “manipulado y usurpado por los de siempre, por los que buscaban una negociación con el Estado y se escondían detrás de supuestas jugadas maestras” tras el 1-O, en referencia velada a Puigdemont. Y alertó de que “de la ley a la ley no se rompe un estado” y que sólo la desobediencia y el movimiento popular permitirán lograr la independencia de Catalunya, aunque admitió que no será un camino rápido ni fácil.

El acto en el Born fue la culminación de la manifestación anticapitalista que comenzó sobre las 18.30 horas en la plaza Urquinaona y que reunió a miles de participantes que han clamado por la libertad de los soberanistas encarcelados y contra las fuerzas policiales. Tras el lema En los Paisos Catalans, autodeterminación los manifestantes exhibieron esteladas y banderas independentistas de otros lugares -incluso de la región rebelde ucraniana autoproclamada como República Popular de Donetsk- y gritaron Libertad presos políticos y Adri, escucha, te queremos en casa, en referencia al miembro de un Comité de Defensa de la República (CDR) perseguido por presunto terrorismo que viajó a Bélgica para evitar ser detenido. La marcha discurrió sin incidentes por la calle Trafalgar y el paseo Lluís Companys hasta la calle Comerç, donde pintaron Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional, alianza criminal en un edificio mientras cantaban Fuera las fuerzas de ocupación y Los Mossos son fuerzas de ocupación.

La manifestación, que convocaban Alerta Solidària, CUP, Arran, COS y el Sindicat d’Estudiants dels Paisos Catalans (Sepc), contó con la participación de diputados como los cuperos Carles Riera y Maria Sirvent.

Frente al éxito de los actos independentistas, el de los unionista pinchó. Así, el convocado por Ciudadanos para celebrar la “fiesta autonómica” apenas logró reunir a un centenar de personas, incluidos los cuadros del partido. En la plaza del Rei, los líderes de Cs Albert Rivera y Inés Arrimadas protagonizaron una concentración en la que había casi tantos periodistas como asistentes. No se corearon consignas y no aparecieron más pancartas ni banderas que las que llevó la organización. En total, la participación en el acto casi no superó las ciento cincuenta personas. Arrimadas lamentó que la Diada excluyó a los no independentistas y Rivera se mostró seguro de que “algún día gobernaremos Catalunya y todos juntos celebraremos el Día autonómico”. - D.N.