A la contra

Jetas con cartera

Por Jorge Nagore - Jueves, 13 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Cada vez que leo la palabra Master mi mente instantáneamente grita ¡And Commander! y por supuesto veo la cara de Russel Crowe, aunque no es comparable a cada vez que ando por Burlada y veo el rótulo de la tienda de arreglos de ropa Rubens y grito ¡Barrichello!, que me pego luego 10 minutos riéndome de la bobada y ayer una señora me miraba como si me hubiese olvidado de tomar la medicación. Chorradas que te ayudan a vivir, nos pasan a todos. El caso es que no ha habido época en la vida moderna desde que Moisés abrió las aguas en las que el puñetero palabro Master haya sido más mencionado en la esfera pública y siempre bajo prismas negativos, lo cual me imagino que no estará siendo del agrado de quienes han hecho de ellos un negocio con muchos ceros. La última, la ya exministra de Sanidad, que se va porque “no quiere perjudicar al Gobierno”. Nadie se va porque el hecho en sí sea para irse, siempre es para “no perjudicar”, lo que deja bastante bajo el listón de autoexigencia del personal, nada grave si no fuera porque son los que van a gestionar el común. En el caso de Carmen Montón lo verdaderamente sangrante me parece lo de plagiar a bastantes autores y autoras sin citarlos en su trabajo de fin de master, ni en el texto, ni en las referencias ni en la bibliografía. Eso es ser una pirata intelectual y una jetas, así con todas las letras, que no merece ni el título de ese Master ni por supuesto ocupar cargo alguno de responsabilidad. Joder, con lo que cuesta tratar de apresar la realidad o las ideas o los esbozos de ideas que sean mínimamente coherentes y elaborar con eso una leve opinión o estudio, anda que no que cuesta hacerlo de una manera cuando menos digna, entendible y que aporte algo. Pues nada: a plagiar, a fusilar el esfuerzo ajeno y a ni siquiera reconocer que esa parte es ajena, que nada tiene que ver contigo. Y aún dudaba de si dimitir o no...