ha llegado a todos los barrios de la ciudad

Más de 107.000 personas disfrutan en verano del programa cultural de Pamplona

El Festival de las Murallas, Auzokale, Flamenco On Fire, la red civivox y el Privilegio de la Unión ofrecieron 163 actuaciones

EP - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 14:44h.

PAMPLONA. Más de 107.000 personas han participado en las actividades culturales organizadas este verano por el Ayuntamiento de Pamplona en un programa que ha llegado a todos los barrios de la ciudad, al entorno amurallado y a la Ciudadela y en el que ha destacado la participación de una larga lista de compañías locales y de grupos internacionales que han actuado en Pamplona dentro de las giras europeas que estaban realizando.

"La calle como escenario cultural, la variedad de las propuestas, la calidad de las actuaciones, la atracción de nuevos públicos, la apuesta por lo contemporáneo y la entrada gratuita son los aspectos principales que han marcado la programación desarrollada dentro del Festival de las Murallas, Auzokale, Flamenco On Fire, el programa de verano de la Red Civivox y las actividades musicales del Privilegio de la Unión", según ha señalado el Ayuntamiento de Pamplona. Entre todos ellos han ofrecido 163 propuestas de las que una quincena tenían entrada de pago.

La iniciativa municipal para programar artes de calle con propuestas de circo fusión, teatro y danza y para acercar la danza contemporánea de la mano de compañías reconocidas con numerosos premios han sido destacadas en una rueda de prensa de balance que han ofrecido la concejala delegada de Educación y Cultura, Maider Beloki, y la directora del área Maitena Muruzábal.

Ambas han remarcado la "buena respuesta" del público, en algunos casos no habituado a ver actuaciones tipo a las de este verano. A ciclos ya asentado de cine al aire libre, de danza vertical en el Baluarte de Guadalupe o de conciertos en la Ciudadela se han unido propuestas como el concierto de la Orquesta Sinfónica de Navarra en la Plaza del Castillo, la producción especial de Oreka TX junto a los ayuntamientos de Hondarribia y Bayona y otras actuaciones novedosas y arriesgadas por contenidos poco habituales en programaciones anteriores.

De esta manera, el Consistorio pamplonés sigue apostando por sacar la cultura a la calle y por atraer a nuevos públicos sin coste para el espectador, poniendo en valor los espacios de la ciudad. El objetivo es poner en marcha una programación de calidad, internacional y contemporánea que cada año sea más ambiciosa y prestando especial atención a la presencia de la mujer sobre los escenarios.

A estas cifras del área de Cultura y Educación habría que añadir las personas que han disfrutado de otras iniciativas impulsadas por el Consistorio pamplonés como el Mercado Medieval de los Tres Burgos o la salida de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, también dentro del Privilegio de la Unión, o, por ejemplo, la programación de la Casa de la Juventud.

Los datos del Festival de la Muralla de 2018, similares a los de 2017, muestran la consolidación de un público que ya el año pasado aumentó un 20% sobre 2016. Un incremento significativo se ha constatado en la calle durante los espectáculo de Flamenco On Fire y programas nuevos como Auzokale han contado con casi 7.500 espectadores. También han aumentado los espectadores de las noches de cine un 7% a pesar de las tres suspensiones a causa de la lluvia.

En este sentido, el Ayuntamiento de Pamplona ha invertido este verano para mejorar las infraestructuras en la Ciudadela, punto que más actuaciones concentra;por ejemplo, instalando una carpa y evitando así la suspensión de espectáculos por causas climatológicas.

Casi 25.000 personas en el Festival de la Murallas que comenzó con una coproducción.

El Festival de las Murallas que llevó a la Ciudadela y a otros rincones amurallados de Pamplona más de treinta espectáculos de teatro, circo, danza y música del 2 al 22 de agosto congregó a unas 25.000 personas. Este festival se encuadra en el proyecto Creacity, una línea de trabajo transfronterizo cuyo objetivo es la valorización turística y cultural del patrimonio fortificado de Pamplona, Hondarribia y Bayona, a través de iniciativas de turismo cultural y creación artística basadas en la innovación. Creacity cuenta con fondos europeos del Programa de Cooperación Territorial España - Francia - Andorra (POCTEFA) 2014 - 2020.

Se pueden destacar las 2.600 personas que vieron la apertura del festival con Oreka TX y el espectáculo 'Pikotailuke', una coproducción entre los tres ayuntamientos que forman parte de Creacity y que fue estrenada en Pamplona.

El concierto de Zenet contó con 1.800 asistentes mientras que el espectáculo acrobático de Up Arte congregó a 1.720 espectadores y The Black Blues Brothers a 1.440, la misma cifra que Anne Etchegoyen. La clausura del festival protagonizada por Cirque Rouages contó con 1.300 asistentes.

Los ciclos específicos de danza sumaron 4.400 personas repartidas entre 'Danzad danzad malditos' con 3.000 y 'La muralla en danza' con 1.400 espectadores. También se consolidó 'Atardecer Pamplona' y su apuesta por unir cultura y energías renovables con 2.000 asistentes.

La cultura llega a todos los barrios de la ciudad con conciertos, teatro y cine.

La programación de verano también ha salido de las murallas y ha extendido la cultura a los barrios de la ciudad con conciertos y espectáculos teatrales para públicos de todas las edades, noches de cine en calles y plazas con 21 películas al aire libre y un ciclo especial que ha permitido recorrer parte de la filmografía de Jacques Tati en Condestable.

El nuevo programa Auzokale, con casi 7.500 espectadores, ha sacado las actividades de los centros culturales a las plazas. Las actividades programadas en la calle a través de los centros de la red Civivox han contado con 16.477 asistentes.

Pamplona también ha acogido este verano una nueva edición de Flamenco On Fire que ha contado con la colaboración del Ayuntamiento en conciertos y espectáculos de calle, como el que abrió el festival desde los balcones de la Casa Consistorial. Aquel día, la pamplonesa Amaia Romero junto con Pepe Habichuela y la guitarrista Marta Robles congregaron a unas 5.500 personas en lo que fue un homenaje al guitarrista Carlos Itoiz. Alrededor de 45.500 personas presenciaron los conciertos gratuitos en la calle, sumando el total del festival unos 56.000 asistentes.

El último de los programas organizados por el Ayuntamiento de Pamplona ha sido el de la conmemoración del Privilegio de la Unión y que en el apartado de actuaciones musicales ha contado con 9.725 asistentes. Casi la mitad de ellas acudieron a la segunda edición del Festival Pim Pam Ville en el que participaron diez formaciones nacionales e internacionales de estilos como punk, psicodelia, pop o rock. La Banda de Música La Pamplonesa y el Orfeón Pamplonés volvieron a actuar este año en la Plaza del Castillo ante 1.700 personas y en ese espacio ofreció un concierto por primera vez la Orquesta Sinfónica de Navarra con 1.200 espectadores.