osasuna | la actualidad

Un sueño desde niño

Actualidad | El lateral izquierdo navarro endika Irigoien debutó con el primer equipo de Osasuna en el sadar el miércoles, algo por lo que lleva peleando desde “los ocho años”

Javi Gómez Mikel Saiz - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Pamplona - El partido de Copa dejó diferentes aspectos a valorar pero, sin duda alguna, el más destacado fue el del debut de Endika Irigoien. El canterano de Osasuna, rojillo como el que más, explicó ayer sus sensaciones tras su debut con el primer equipo. Pese a la tristeza por la derrota, al lateral se le notaba esa chispa de ilusión en la mirada de quien cumple un sueño de pequeño.

“Llevo desde los 8 años trabajando para debutar en El Sadar ante esta afición y estoy contento, pero te quedas con un sabor agridulce porque la Copa es bonita para jugadores con menos minutos en la Liga”, contó el defensa navarro.

El canterano, baluarte en el lateral izquierdo en el Promesas durante las últimas temporadas, no esconde que el miércoles logró uno de los objetivos de su carrera. “Soy de aquí, de Pamplona. Mi sueño era debutar y es una sensación muy bonita”, afirmó antes de reconocer que tras su debut le habían felicitado muchas personas. “Jugar en El Sadar es, buah, una sensación indescriptible, muy bonita”, afirmó.

El futbolista navarro, que se entrena desde la pretemporada con el primer equipo a las órdenes de Jagoba Arrasate, para el que cuenta como uno más de la primera plantilla, comentó que si no juega con los profesionales no tiene “ningún problema en bajar” al filial y “seguir compitiendo”.

Además, Endika jugó acompañado en la banda izquierda por Kike Barja, algo que le facilitó el trabajo, ya que llevan jugando juntos desde que entraron en Osasuna. “Es algo por lo que hemos luchado ambos y nos entendemos bastante bien”.

Además, Endika valoró la derrota que dejó a Osasuna apeado de la Copa del Rey. “Los primeros 30 ó 35 minutos fueron bastante buenos, tuvimos ocasiones, fuimos a por el partido. Sabíamos que ellos juegan mucho por abajo y si apretábamos arriba, podíamos robar cerca de su portería. Luego ya en la segunda parte salimos un poco más dormidos, tuvimos 20 minutos un poco flojos en los que los dos goles nos condenaron”, culminó el lateral.