Llevaba 15 días en el instituto e iba a alquilar una casa para no conducir a diario

Los allegados de Oneka Auzmendi destacan que era una joven que estaba “siempre dispuesta a ayudar”

Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

DONOSTIA - “Era alegre, siempre sonriente y muy enérgica”. Así definen en Ataun y en el Instituto de Educación Secundaria Mendaur de Doneztebe a Oneka Auzmendi Aierbe, la joven de 26 años que perdió ayer la vida en la carretera cuando se trasladaba a su puesto de trabajo. Tan solo llevaba en este centro escolar navarro desde principios de septiembre y sus compañeros le estaban buscando un piso en este municipio para que no tuviera que trasladarse desde Ataun todos los días. Su novio, también profesor, daba clases en el Instituto Toki Ona de Bera y, al parecer, se enteró de la dramática noticia en la propia carretera, ya que iba varios coches por detrás.

“Estamos en shock”, afirmaban desde Ataun y Doneztebe, que seguían sin creerse la trágica noticia. Esta ingeniera química, que había cursado sus estudios en Bilbao, acababa de llegar al centro de Doneztebe, donde daba clases de Matemáticas como profesora interina a primero, tercero y cuarto de la ESO. El curso anterior había ejercido en el IESO Pedro de Atarrabia de Villava.

“Por desgracia, hemos tenido muy poco tiempo para poder conocerla. Hoy justo hacíamos una semana desde que empezaron las clases”, señalaban ayer consternados desde la dirección de este centro escolar. Oneka tenía clase a primera hora de ayer y al personal del centro le extrañó que no apareciera sin haber avisado. “Sabíamos que venía de Donostia porque el día anterior hizo un cursillo de Matemáticas con otra profesora de aquí”, por lo que pensaron que al trasladarse desde relativamente lejos se había retrasado.

Cuando desde el centro iban a ponerse en contacto con Oneka para saber por qué no había acudido, recibieron la llamada del Instituto de Bera, donde trabajaba su pareja, comunicándoles la terrible noticia.

Apasionada de la montaña y de la escalada, la joven estaba muy implicada en todas las actividades de Ataun, donde residía y de donde son sus padres y su hermano menor. Este mismo verano había trabajado para el Ayuntamiento como monitora infantil de tiempo libre. “Era muy conocida en el pueblo, participaba en las actividades que se realizaban, era muy alegre y siempre estaba dispuesta a ayudar en cualquier cosa. Estaba muy implicada en la vida de Ataun”, lamentó el alcalde de la localidad, Asier Rodríguez, que se mostró apesadumbrado ante el fallecimiento de la joven en un accidente de tráfico.

Los que conocieron a Oneka nunca olvidarán “su sonrisa, su alegría” y “lo fácil que era quererla”. El pueblo de Ataun dará su último adiós a la joven el sábado a las 18.00 horas en el parque Astigarraga. - R.Gabilondo/M.Aranburu