Navarra cuenta con 1.172 personas diagnosticadas con VIH y las infecciones mantienen una tendencia ascendente

Inciden en la información y formación, el diagnóstico precoz y la atención integral a las personas afectadas

EFE - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 11:35h.

PAMPLONA. Las infecciones de transmisión sexual mantienen una tendencia ascendente en Navarra, según han confirmado en el Parlamento la Comisión Ciudadana Anti-Sida de Navarra y la Asociación Sare que han indicado que en los últimos cinco años ha habido 212 nuevos diagnósticos de VIH.

Actualmente viven en Navarra diagnosticadas con VIH 1.172 personas, según los datos que han facilitado en una sesión de trabajo en la comisión de Salud, en la que los grupos han puesto en valor su trabajo y han coincidido en la importancia de incidir en la información y formación, el diagnóstico precoz y la atención integral a las personas afectadas.

"La tendencia sigue siendo ascendente y se mantienen los diagnósticos", han manifestado las representantes de los colectivos, que han hecho referencia al boletín epidemiológico que elabora el Instituto de Salud Pública.

Así en 2013 fueron 48 casos, en 2014 la cifra se situó en 49, en 2015 fueron 46 nuevos casos, cifra que en 2016 se redujo a 35, pero volvió a subir en 2017 con 41 nuevos diagnósticos. En el primer semestre de 2018 se han registrado 23 casos.

Dentro de esas 212 nuevas infecciones, 29 % de los casos son personas de entre 25 y 34 años y un 10 % entre menores de 24 años, por lo que un 39 % de los afectados es gente joven que va a vivir con una infección que va a marcar sus proyectos de vida personales y laborales, han remarcado.

Fundamentalmente es una infección masculina, el 78 % de los nuevos diagnósticos son hombres y dentro de estos el 68 % de infecciones se han detectado en hombres gays, bisexuales y otros hombres de sexo con hombres.

En cuanto a las mujeres (22 %) han destacado que un 45 % son menores de 35 años y fundamentales predomina la transmisión heterosexual (92 %) y fundamentalmente en parejas estables.

Además, según han comentado, en 2017 se ha registrado un 43 % más de nuevos diagnósticos en otras infecciones de transmisión sexual, de ahí, han remarcado, la importancia de su diagnostico y tratamiento porque son facilitadoras de la infección del VIH.

En esa línea han insistido en la importancia del diagnóstico precoz en el caso de VIH, ya que "casi un 24 % de nuevos diagnósticos son de tardíos", un dato, en su opinión, "preocupante porque cuando acuden al hospital la sintomatología es grave".

A eso han añadido que se estima bolsa oculta entre 25 y 28 % que viven con VIH y no lo saben y ese es el colectivo que más transmisiones produce, por lo que uno de los retos es la accesibilidad y la información sobre la prueba.

Asimismo han considerado preciso hacer visibles a las personas que viven con VIH. Los nuevos tratamientos facilitan la calidad y la expectativa de vida lo que hace que cada vez haya más personas que viven con VIH, pero la "discriminación que sufren hace que lo vivan la mayoría en soledad y lo compartan solo en espacios muy íntimos o con nadie", han alertado.

Las representantes de los colectivos, que han valorado el decreto de Salud sexual y reproductiva y la proposición de ley que impide que se discrimine o excluya a personas con VIH o Sida de seguros o contratos, han subrayado la necesidad de reforzar las campañas específicas de sus organizaciones con campañas institucionales.

Entre los retos pendientes han citado la reducción del estigma y avanzar en el diagnóstico precoz. "La prevención es fundamental para erradicar el VIH", han recalcado, y en ese sentido han abogado por facilitar el acceso a las pruebas y reforzar la atención primaria.

También consideran necesario que se mantengan los programas relacionados con el consumo de drogas, puesto que las acciones realizadas en ese sentido han reducido "mucho las transmisiones" por esa vía y han hecho especial hincapié en la educación, citando el plan Skolae como la línea de trabajo a seguir.

La atención integral a las personas con VIH para mantener y mejorar su calidad de vida es otra de las reivindicaciones de estas asociaciones que además apuestan por contar con profesionales formados en educación sexual tanto para el ámbito de la Educación como de Asuntos Sociales.