A la contra

IKEA

Por Jorge Nagore - Viernes, 28 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

Aunque será interesante escuchar lo de Davalor, que ya en su día comenté que no había seguido el habitual procedimiento en Sodena y que eso era empezar muy mal por parte de Ayerdi, me interesará más que Ayerdi o quien sea nos expliquen a los navarros el procedimiento, coste total en dinero público y toda la información relevante que se refiere a la posible llegada de IKEA a los terrenos que antes ocupó Super-Ser y luego Porcelanas del Norte -la famosa Ponsal- e Irabia. Qué cosas: un gigante mundial del hogar ocupando el lugar que dejó la primera gran fábrica navarra de electrodomésticos para el hogar. Por lo que se lee, Galar ha dado permiso a Nasuvinsa para que ésta derribe las antiguas instalaciones de Super-Ser y comience a construir la nueva superficie industrial y comercial, a la vez que el proyecto de PSIS que afecta a la zona habría obtenido el informe favorable de Obras Públicas. Esto a los navarros nos interesa, entendiendo como entendemos que las negociaciones con empresas concretas y más del tamaño de IKEA son complejas y que seguro son secretas o casi, pero es que, respetando eso, Ayerdi tiene la obligación de concretar qué va a costar todo el polígono, qué viales y obras se van a hacer que no se harían si IKEA no lo pide y qué precio metro cuadrado se va a cobrar al monstruo sueco. El Gobierno de Navarra hace décadas que compra suelo y lo urbaniza para que se instalen industrias de toda clase y tipo que traigan a Navarra empleo e ingresos, pero cuando hablamos de empresas comerciales que van a afectar y perjudicar al tejido local hay que explicar muy bien las motivaciones. Hay que explicar bien qué dinero sale de Navarra aproximadamente para compras en las tiendas de Ikea de Bilbao, Zaragoza, Hondarribia, etc y el conjunto de la operación. Ésa es la clase de transparencia que se le presupone a un gobierno que se hace llamar del cambio.