La ONU urge a tomar medidas drásticas ante los “daños irreparables” del cambio climático

El informe de los científicos de Naciones Unidas subraya la importancia de limitar la subida de temperaturas a 1,5 grados

Andrea Sánchez Braun - Martes, 9 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

seúl - El nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático presentado ayer subraya la importancia de limitar la subida de temperaturas a 1,5 grados, tarea muy urgente y que requiere “cambios sin precedentes” a nivel social y global, para evitar una mayor extinción de especies o reducir la subida del mar.

El informe del grupo (IPCC, por sus siglas en inglés) alerta de que los estragos de la subida de la temperatura media global -en torno a 1 grado centígrado desde que comenzara la revolución industrial a mediados del siglo XIX- ya son una realidad y persistirán.

Peor aún;establece que al ritmo actual se rebasarán en algún momento entre 2030 y 2052 los 1,5 grados con respecto a la temperatura media preindustrial, por lo que se agudizarán los efectos del calentamiento global sobre la vida en el planeta.

De este modo, el texto, presentado en la ciudad surcoreana de Incheon, destaca la importancia de mantener, tal y como se estableció en el Acuerdo del Clima de París de 2015, el calentamiento global en un nivel inferior a 1,5 grados en vez de por debajo de los 2 grados.

Hacerlo “requeriría cambios rápidos, de amplio alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”, desde el consumo de energía a la planificación urbana y agrícola, y necesitará mucha más inversión tecnológica para ampliar de forma significativa los recortes de emisiones, dice el reporte.

década crítica Patricia Pinho, coautora del capítulo sobre desarrollo sostenible y reducción de la pobreza, hace hincapié en la próxima década. “La siguiente década es crítica. Si no enfilamos el camino correcto ahora podemos alcanzar un calentamiento de 3 grados para fin de siglo, y esto puede devastar muchas regiones y comunidades vulnerables”, asegura.

Pinho, profesora de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Sao Paulo, cree que el informe destaca porque establece “las posibilidades que la gente tiene para adaptarse” al calentamiento global y porque es “el primero en relacionar los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU con el cambio climático”.

Con más de 6.000 referencias científicas y firmado por 91 expertos de 40 países, el texto examina vías para limitar el calentamiento hasta 1,5 grados, y compara escenarios y modelos para subidas por debajo y por encima de ese límite.

Las conclusiones no pueden ser más claras: los efectos para los ecosistemas y la vida en el planeta serán mucho menos catastróficos si el tope se sitúa en 1,5 grados y no en 2.

Valerie Masson-Delmotte, que ha coliderado uno de los grupos de trabajo, aseguró en la presentación de ayer que “este informe tiene datos científicos mas robustos (que anteriores estudios) y prueba que medio grado importa”.

Por ejemplo, se establece que acotar el calentamiento por debajo de 1,5 grados evitaría una mayor extinción de especies o que reduciría la subida del nivel del mar en 10 centímetros para 2100, salvando muchas zonas costeras y litorales.

A su vez, superar los 1,5 grados depararía más calor extremo, lluvias torrenciales y probabilidad de sequías, algo que afectará a la producción de alimentos, sobre todo en zonas sensibles como el Mediterráneo o Latinoamérica.

También afectará a la salud, suministros de agua y crecimiento económico, con un impacto especialmente negativo sobre las poblaciones más pobres.

“Lo que necesitamos es una transición global con respecto a cómo nos desplazamos, producimos, consumimos y comemos, porque sí, necesitamos dietas más sostenibles y menos basadas, por ejemplo, en la carne bovina”, cuyos efectos sobre el calentamiento global son enormes, apunta Pinho.

un cambio en los estilos de vida El informe prueba que limitar el cambio climático a 1,5 grados es posible desde el punto de vista químico, físico y tecnológico si va acompañado de un cambio en los estilos de vida, advirtió por su parte Jim Skea, que también ha liderado un grupo de trabajo.

“Sin embargo, el último elemento y el más importante”, añadió, corresponde a los Gobiernos, “que hasta el momento no han hecho suficiente y que son quienes deben decidir si el plan es factible o no”.

En ese sentido, recordó que el mensaje va dirigido a los países de la Convención Marco “incluido EEUU”, pese a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París.

Junto a EEUU, segundo mayor emisor mundial, el dosier pone también las miradas en China, el mayor emisor, y también el consumidor y productor mundial de carbón, recurso cuyo uso global para generar electricidad debería quedar prácticamente en cero para 2050, si se quiere cumplir el objetivo de los 1,5 grados.

co2 y motor

la ue celebra una reunión clave

Se parte de una reducción del 30%. Los ministros de Medioambiente de los países de la Unión Europea (UE) celebran hoy una reunión clave para el futuro entrelazado de la industria automovilística y la lucha contra el cambio climático, en la que intentarán acordar una posición común sobre las emisiones de los vehículos en la próxima década. Los Gobiernos de la UE deben decidir qué tasa de recorte de emisiones de CO2 exigen a los fabricantes para los coches y furgonetas que coloquen en el mercado a partir de 2030. Las capitales parten de una propuesta inicial de la Comisión Europea (CE) para rebajar esas emisiones en un 30% respecto a los niveles de 2021.

reacciones

El Gobierno llama a la acción. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el titular de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, comparecieron ayer para evaluar las conclusiones del informe del cambio climático y consideraron que se trata de “una llamada ineludible a la acción”. Ribera manifestó que el tiempo “idóneo” para anticipar con mayor seguridad el cumplimiento del incremento de 1,5 grados “pasó ya hace 25 años”, pero insistió en “que no hay más tiempo que perder”.

Los ecologistas piden acelerar la descarbonización. Las principales organizaciones ecologistas instaron ayer al Gobierno a iniciar cuanto antes la senda de la descarbonización, tras conocer el informe que alerta de la necesidad de limitar el calentamiento global a 1,5 grados. Para Greenpeace, “el Gobierno de España tiene que tomar buena nota del informe del IPCC” y presentar cuanto antes una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que asegure un sistema energético eficiente y cien por cien renovable.