Delgado se sacude el acoso del PP con Villarejo al recordarle que hizo trabajos sucios para Rajoy

La ministra contrataca en su comparecencia sobre el excomisario y reprocha a los populares que ellos no denunciaran a Bárcenas
PP y Cs piden su dimisión

“No se puede hacer una utilización política de un chantaje al Estado, del que yo soy víctima” “El PP ha alimentado las cloacas, además, tampoco denunció a Bárcenas mientras les repartía sobres” “Ha habido actos del Gobierno del PP para que jueces y fiscales tomasen una dirección determinada en Gürtel” “Es duro preguntarse si se debe dimitir como Huerta y Montón o agarrarse más a la silla” “Dijo haber tenido conocimiento directo de hechos muy graves y no hizo nada” “Este Gobierno debe acometer acciones enérgicas para limpiar las cloacas”

Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona - La ministra de Justicia, Dolores Delgado, se presentó ayer como víctima de un intento de “chantaje” y “extorsión” del excomisario José Manuel Villarejo y acusó al PP de “haber alimentado las cloacas” en las que se movió el policía, pero ha garantizado que no se va a amedrentar. Tras ser reprobada por el Senado y después de que el pleno del Congreso pidiera el martes y ayer mismo su dimisión, Delgado compareció en la Comisión de Justicia de la Cámara Baja para explicar su relación con Villarejo, tras la polémica suscitada por la difusión de unos audios grabados en una comida que compartió en 2009 con él, otros cargos policiales y el entonces juez Baltasar Garzón.

Su intervención se centró en atacar a “la derecha, la extrema derecha y la extrema extrema derecha” por usar contra ella una grabación “ilícita” difundida por un presunto delincuente que se encuentra en prisión investigado por 14 de delitos y que busca, ha dicho, “extorsionar al Estado para obtener un trato de favor y salir de la cárcel”. Tras asegurar que no es amiga de Villarejo, rechazó entrar en el contenido de las grabaciones, pero garantizó que no ha cometido “ninguna acción, ni de lejos, delictiva ni indigna” y subrayó que no va a aceptar “amenazas ni de las cloacas ni de aquellos que les hacen el juego sucio” creando un “lodazal” y llevándolo al Parlamento.

Cargó así con dureza contra el PP, al que acusó de “haber alimentado las cloacas” del Estado cuando estaba en el Gobierno y de usar ahora contra ella unas actividades que “fomentaron y aplaudieron sin rubor alguno”. Delgado recordó que Villarejo actuó bajo la dirección del entonces ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, quien llegó a destacar sus “relevantes servicios” y quien le permitió compatibilizar su trabajo policial con su actividad como investigador privado y gestor de empresas de todo tipo.

También precisó que su último responsable directo como director general de la Policía es hoy el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, y ha añadido que Villarejo fue subordinado del excomisario Eugenio Pino, a quien el exministro de Justicia Rafael Catalá concedió una medalla en atención a sus méritos. Fue bajo la dirección de Fernández Díaz cuando Villarejo “participó en la llamada operación Cataluña contra adversarios políticos independentistas y “también contra grupos políticos de la oposición como Podemos”, continuó Delgado, que acusó directamente al PP de amparar la actividad de “esa brigada patriótica”.

Sus palabras enfadaron al PP: “Nos ha faltado al respeto con una de las intervenciones mas sectarias que se conoce en la historia parlamentaria de este Congreso en la democracia”, aseveró la portavoz popular, María Jesús Moro, quien llegó a dudar que, con ese tipo de actuaciones Delgado pueda regresar a la carrera fiscal.

Tanto Ciudadanos -que comparó la polémica comida con una película de Torrente- como Unidos Podemos avisaron a la ministra de los riesgos de ser chantajeable, pero Delgado garantizó que ni ella ni el Gobierno se dejarán amedrentar ni cejarán en su objetivo de acabar con la corrupción.

Horas antes Delgado se enfrentaba en el Congreso a sendas preguntas de los diputados del PP Javier Maroto y José Antonio Bermúdez de Castro sobre su relación con Villarejo. Bermúdez de Castro, quien ha centrado su crítica en que la ministra no denunciara presuntos delitos que aparecen en la conversación grabada por Villarejo: la supuesta relación de compañeros fiscales con menores en Colombia y la creación de una red de prostitución para obtener información por parte del excomisario. Pero la ministra ha aprovechado esa pregunta para pasar al ataque y recordar que ninguno de los diputados del PP denunció a su extesorero Luis Bárcenas “mientras les repartía a algunos sobres con dinero dentro”. - D.N.

la sanción

30.000 euros de multa a borrell

Acciones. El ministro de Exteriores, Josep Borrell, negó ayer que utilizara información privilegiada cuando era consejero de Abengoa y anunció que recurrirá el expediente abierto contra él en 2016 por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La CNMV confirmó ayer que ha resuelto un expediente sancionador contra Borrell en el que considera que, por su cargo de consejero en la compañía, conocía “información relevante que no había sido publicada”, según informó el organismo. La multa es de 30.000 euros, de las más bajas, pero considerablemente superior a los 9.030 euros de la venta de acciones.