Sánchez descarta comicios y desoye la petición de PP y Cs de aliarse para derribar al Govern

El presidente reprocha a Casado su “radicalización” y llega a un principo de acuerdo sobre Presupuestos con Podemos

Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

pamplona - El Gobierno y Ciudadanos desoyeron ayer la petición que hizo el líder del PP, Pablo Casado, instando a Ciudadanos a presentar una moción de censura en Catalunya y retando al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a apoyarla con los votos del PSC. Un día después de romperse la mayoría independentista en el Parlament, Casado hizo este envite a Ciudadanos, primera fuerza de oposición en dicha Cámara, y reclamó a Sánchez que se posicione al respecto para aclarar si está del lado de los constitucionalistas o de los “golpistas”.

El líder de los populares hacía esta demanda por la mañana en la sesión de control del Congreso, aunque desde Ciudadanos ya advertían, minutos antes, de que es aritméticamente imposible acabar con el Govern por esa vía. El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, descartó promover una moción de censura contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, porque “los números no dan”, pero aseguró que seguirán liderando la oposición con sus 37 diputados.

Y en su cara a cara con Casado, el presidente del Gobierno omitió responder a esta petición e insistió en pedir al líder del PP que se “modere”, además de reprochar a toda la oposición, tanto a populares como a Cs, que no estén siendo “leales” con el Gobierno en los asuntos de Estado como Catalunya.

El líder del PP insistía antes en que la situación en Catalunya es “inasumible”, como lo es también la “violencia inaceptable” en sus calles, o el hecho de que la cárcel en la que están los “golpistas” independentistas se haya convertido en un “consultorio”. E insistió en que tras romperse la mayoría independentista se abre una “oportunidad histórica” que hay que aprovechar presentando la moción.

oposición desleal En su respuesta, Pedro Sánchez evitó esta cuestión e insistió en reprochar a Casado y al líder de Cs, la “coalición por la crispación” que han formado. Sánchez, además, reprochó al líder del PP que tanto él como Rivera han “roto uno de los consensos más fundamentales”, el de la “lealtad de la oposición con el Gobierno” en cuestiones de Estado, cuando los socialistas sí mostraron su apoyo “sin ambages” al Ejecutivo de Mariano Rajoy. “Es lo que ocurre siempre que la derecha está en la oposición”, lamentó.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, también rechazó la propuesta de Casado porque, según recalcó, hay que “respetar” lo que votaron los catalanes, aunque admitió que la líder de Cs en Catalunya, Inés Arrimadas, puede presentarla si quiere aunque no tenga los votos. “Es un derecho y si la señora Arrimadas quiere presentar una moción de censura para simbolizar algo, porque a veces las mociones de censura se presentan sin números, que lo haga”, dijo Iglesias, quien en su momento presentó una moción de censura contra Mariano Rajoy que no salió adelante.

aplicación del 155 El Gobierno no sólo rechazó la moción de censura que plantea Casado, también la exigencia de PP y Cs de aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, porque sigue pensando que es el momento para la política y de esforzarse para reducir la crisis, la fractura y la tensión social en esa comunidad. Así lo argumentó la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, al advertir durante el debate de dos interpelaciones de estos partidos en el Congreso, que el 155 “no es una solución para todo”.

“De hecho, no es una solución para nada” sino una herramienta para “evitar males graves, abrir espacio a la política y hallar soluciones”, dijo la ministra. Batet reprochó a PP y Cs que echen más leña al fuego en lugar de arrimar el hombro e insistió en que la apuesta por el diálogo que ha hecho el Ejecutivo no ha impedido en ningún momento la aplicación y el cumplimiento de la ley.

Entretanto, los representantes de los partidos catalanes en el Congreso estaban más pendientes ayer de la ruptura de la unidad de voto entre JxCat y ERC en el Parlament, que el portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, calificó como un “espectáculo” que “no es bueno para los catalanes”. Campuzano expresaba su confianza en que las próximas horas se pueda resolver esa situación, y en esa misma línea el portavoz ERC, Joan Tardà, negaba la existencia de una “ruptura” entre su partido y JxCat y hablaba de una “crisis” y una “disfunción” que está convencido van a superar.

Tras el pleno Pablo Iglesias, se reunido en Moncloa con Sánchez, a su regreso de su visita a las zonas de Mallorca afectadas por las inundaciones, para ultimar un acuerdo presupuestario que será el que envíe el Ejecutivo a Bruselas antes del 15 de Octubre. El documento pactado entre Unidos Podemos y PSOE estaba siendo revisado anoche por los equipos de ambos partidos que han participado en las reuniones previas al acuerdo, que será anunciado hoy.

Las negociaciones se estancaron el pasado fin de semana, después de que el Gobierno remitiera a Podemos una propuesta por escrito que resultó “decepcionante” para los morados, al no plasmar los compromisos verbales que, según Podemos, había manifestado el Ejecutivo. - D.N.